viernes, 26 de agosto de 2011

Dulce complot

−“He dicho que en tanto el papa Arnaldo, quien me encarceló meses atrás para casarse con mi hermana no levante las acusaciones que pesan sobre mí y mis dominios, poco o nada puedo hacer para ayudarlos, y que, si Parina, subrepticiamente no me hubiera liberado de la mazmorra, ya ni existiría.  Sea, no viajaré a Trípoli y seguiré oculto hasta que alguien mate a ese monstruo llamado Arnaldo IV” −El monje alzó la vista y enfrentó la dura de Parina−. Verá la señora que es una carta muy comprometedora que su hermano enviaba a Berthold, y que su santidad, aunque de viaje, ha dejado en mis manos resolver…
Parina no lo dejó terminar y se abalanzó sobre él pero el monje esquivó el ataque y se retiró a un rincón del salón.
−Está bien, Thoyano.  ¿Diga, cuánto quiere?  Daré satisfacción a cualquier cantidad que se le ocurra.
El monje se relamió los labios y otro mundo se abrió ante sus ojos.
−Sentémonos, por favor −pidió.
Así lo hicieron, y tras un momento en el que el rostro de Parina no delataba gesto alguno aunque se sabía perdida, el monje lanzó su precio.
−La quiero a usted.
Con una serenidad que impactó al monje, Parina, mirándolo a los ojos aceptó.
−Está bien.  Pero ¿cuál es el trato?
−El trato, mi señora es que, usted será mía y yo guardaré silencio.
Parina se puso de pie.
−A la media noche, en mi alcoba. Y asegúrese de llevar esa carta −el monje sólo asintió con la cabeza y ella se retiró.
El prirreo de grillos y los lejanos ladridos de un perro acompañaron el siseo de la sotana de Thoyano por el largo pasillo hasta que una gruesa mano fue directo a su quijada tapándole la boca y otra a su brazo, que fue doblado y, arrastrándolo a una habitación −débilmente iluminada por una antorcha en la pared−, lo lanzó al piso.  Thoyano estaba espantado, pero más horrorizado cuando vio a su atacante, el papa Arnaldo IV.
−¡Su santidad! −Farfulló temblando y de rodillas.
−¿Cómo te has atrevido, pecador? −Dijo simulando darle una bofetada.
−No entiendo.
−Puse esa maldita carta en tus manos para que hicieras hablar a Parina no para que te acostaras con ella −Thoyano se sintió perdido−.
−Yo, no sabía.
−Escucha −dijo tomando de las barbas al monje−.  Irás a esa alcoba y arrancarás de la boca de mi mujer la confesión de haber liberado ella a su hermano, ese desgraciado de Daverico −el monje sólo asintió y vio escabullirse al papa.
Se puso de pie, realmente afligido, había sido descubierto y luego de cumplir su misión no esperaba menos que un fuerte castigo o quizá la muerte.  Volvió al pasillo, enfrentó unas empinadas y angostas escaleras y se plantó frente a la alcoba de Parina.  Se secó las manos con la falda y dio unos tímidos toquidos.  La mujer abrió.  Jamás imaginó Thoyano aquel hermoso espectáculo de la mujer en camisón, pero no pensó en nada más que entrar a toda prisa.  Se recuperó.
−¡No hay tiempo, señora! ¡Coja usted sus joyas, lo mínimo y huyamos!
Parina fue hasta la cama, subió la falda de su camisón y sonrió.
−¿Aunque no me conoce como mujer, crees que abandonaré al papa por seguirte, Thoyano? Eres un ingenuo.
−Sí, ciertamente soy un ingenuo −dijo mientras iba a arrodillarse frente aquellos muslos blancos y rollizos−, caí en una estúpida trampa que después de cumplir me premiará con la horca o el cepo −Parina se puso seria−. Vuestro marido, el papa, me dio esa carta, fingiendo, ahora lo sé, un viaje y a su vuelta habría de tener su declaración, señora, de que fue usted quien libertó a su hermano.  Debemos huir.  La dejaré donde usted quiera y yo seguiré mi camino.
Desde una ventana en el segundo piso del pequeño castillo papal,  el rechoncho Arnaldo miraba sonriente a dos jinetes que se alejaban raudos.  Se volteó al escritorio donde otro hombre preguntó:
−¿Lo hizo?
−Más pronto de lo que pensé −y se acercó a sentarse frente al otro.
−Entonces, ya no tendré que compartir nada con Parina. Todo es mío.
−Así es, cariño.  Ahora daré muestras de mi humildad y generosidad y te extenderé un Indulto.
−¿Qué haremos con Berthold?
−Dèjalo por mi cuenta, Daverico, ahora a descansar, amor.
Aquellos dos hombres se incorporaron y desaparecieron por una puerta simulada en la pared.



52 comentarios:

  1. Huy, el Papa estaba liado con Daverico, el hermano de Parina, a quien había fingido encarcelar, jajaja, siempre una divertida vuelta de tuerca final en tus relatos, querido Julio.

    Un beso y disfruta mucho del fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Intrigas, pasiones y traiciones, muy bien engarzadas en tu delicioso relato.
    Con muchísima personalidad al escribir, debo decirte CHAPEAU !!!

    Un fuerte abrazo y feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  3. "Desaparecieron por una puerta simulada en la pared"... No se porqué he sentido que esa frase resumía el espíritu del cuento,
    sobre todo si pensamos en el monje y en Parina, ellos continuamente creyeron abrir y cerrar puertas que los conducían a lugares que ni imaginaban al emprender sus caminos.

    Al fin y al cabo, amigo Julio, eso le ha pasado a este lector, que ni sospechaba la conjura de Arnaldo y Daverico/
    Unos abrieron la puerta de los fugitivos audaces, los otros del amor que sonríe tranquilo...

    Grueso complot, usted es un hombre de puertas Julio, gracias por dejarlas sin llave, Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Julio, cada vez me entusiasma más tu forma tan culta y original de escribir. Yo soy incapaz de ello. Te admiro, y mucho, y no exagero nada por expresarlo. Siento una gran admiración por tan interesantes, originales y enriquecedores relatos.
    Muchíiiisimas gracias.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Don Julio,le confieso que me enredé un poco al principio de la trama, para sorprenderme después de que con su creatividad e imaginanción nos puede llever hasta donde su pluma le alcance la tinta, lo impensable sucede y termina dandole un jocoso colorido al cuento.

    Gracias por hacernos pensar y reir al mismo tiempo.

    Con mucho aprecio,

    ResponderEliminar
  6. uf que nervios... pero todo lo trae...lo arregla o desarregla siempre una mujer con la cama aunque se trate de un Papa ...a los hombres se les hacen los ojos huespedes sólo pensando en ese final ...como yo leia entusiasmada y llegó el FIN
    que estuvo un relato muy bonito y entretenido...hay el clero....
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso enredo de faldas y sotanas...¡Santas artimañas!

    Después de todo, su Santidad sólo quería ejercer su mandato divino: impartir el sacramento de la confesión... jajaja (a su manera, claro)

    ¡Me encantó! Ingenioso, escrito de manera brillante. ¡Felicitaciones, Sr. Escritor! Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  8. Ingeniosos, tus escritos y los amantes.
    Arnaldo y Daverico ¡quien lo iba a decir! mira que siempre pensamos que eran enemigos consumados y resulta que lo que consumaban era otra cosa.
    Esto tiene que conocerse. Habrá que enviar al pregonero a dar la noticia. ¡Menudo cotilleo!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Vaya con Daverico, lo que hace el amor, vende hasta su propia sangre, pues si que el papa tenía claro lo que quería.

    La traición es lo último que yo podría hacer con nadie apegado a mi.

    Genial relato maestro, cada vez que vengo a tu casa salgo cautivada, estaré enferma?

    Besitos y sonrisas incondicionales:-)

    ResponderEliminar
  10. Intrigas en el seno de la iglesia y de carácter sexual!!! No me lo puedo creer. Don Julio le van a excomulgar por blasfemo...Jeje.

    Ahora en serio, un relato muy bien narrado y con un final sorprendente, Me gustó.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  11. Da para una película.
    Genial.

    Tanta intriga tiene el éxito asegurado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Grandioso, genial, no exagero...siempre sorprendiéndonos con nuevos escenarios y con finales imposibles de preveer.

    Un abrazo de admiración.

    ResponderEliminar
  13. Admirado Julio:
    Este cuento es mágico. Contiene diversas interpreciones. La lineal y la simbólica. Me ha hecho sonreír. La intriga se mantiene hasta el final. Las manipulaciones de los poderosas están servidas en papel de seda.

    Con gusto leeré de nuevo este relato para disfrutarlo mejor.

    Abrazos
    y
    Felicitaciones
    Ana

    ResponderEliminar
  14. Thoyano y Parina ,huyendo de Arnaldo..,pensando ésta en que su hermano Daverico quedaba en manos del Malvado Arnaldo..,desprotegído y encarcelado..,¡ja!
    Y resultó que quedaron los dos encarcelados de su mútuo amor,tras la puerta simulada en la pared..jeje..
    El clero es humano,y no divíno como predíca..jajaja!

    Muy bien entramado el relato de hoy, muy entretenído,y con un final inesperado,con el que he disfrutado en cantidad..jajaja!
    ¿quien podía imaginarlo...?

    Gracias por hacerme pasar un rato tan divertído.
    Abrazos muchos.

    ResponderEliminar
  15. El monje tenía más "hambre" que un león en el desierto! El sexo al servicio del cualquier cosa. Algo que no ha cambiado en el transcurso del tiempo, al igual que las intrigas y pasiones. En este tema no hemos avanzado.

    Divertido relato mi querido Julio!

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Uff..¡todo un complot!, ¿en el clero? ahh..eso sí es ingenio y creatividad..

    Buen fin de semana Julio.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  22. Disculpa no sé que pasó. se públicó varias veces mi comentario..por eso eliminé los que estan de más.

    ResponderEliminar
  23. Qué bien nos engañaste :) ¡ay los líos de falda!...

    dos abrazos :)

    ResponderEliminar
  24. los pucheros de kasioles27 de agosto de 2011, 7:37

    ¡Vaya con el clero! Lo que menos me imaginaba es que Daverico y Arnaldo.... pero presiento que aún hay algo más ¿Qué relación anterior había entre Daverico y Berthold? Si la carta era tan comprometida...
    ¡Pobre Parina! por salvar a su hermano....
    Hay algo que quisiera preguntar. Me he encontrado con una palabra que jamás he oído, se refiere al canto de los grillos: prirreo.
    En el diccionario no aparece, yo lo traduciría por cric, cric.
    Seguimos con los desenlaces sorprendentes, hasta el final nunca se adivina nada y aún así...
    Saludos cariñosos.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  25. Hola Julio!! Genial amigo, como siempre. Atrapante y con un final de los que me gustan, inesperados. Te felicito.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  26. Que bueno,piensa que la realidad siempre supera a la ficción,el tremendo poder de la iglesia y el abuso de éste para vergüenza de la raza humana.Luego está la homosexualidad tan criticada por la iglesia y a la misma vez tan vinculada a ella,cuanto cinismo.Este gran relato me ha recordado al final de Casablanca donde acaban dos hombres pronosticando el principio de una gran amistad.Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  27. Madre mia Julio! que entrada mas completita... justo lo que necesitaba para mi regreso a tu casa... tus letras completas y con una historia con vuelta de tuerca...

    Me gustó el matiz eclesiástico... pura ironia que todos conocemos y mucho eluden...
    Cuantos misterios, cuantas historias impropias (o no) cuantos castigos por ojos que vieron lo que no debian... cuantas mentiras guardan bajo sus hábitos...

    He aqui un ejemplo... que tú describes con una maestria solo capaz de salir de tus dedos, tu mente, corazón y sentimiento.

    Dame un ratín que me ponga al dia de tus letras... las eché de menos...

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  28. Ja ja ja! que bueno Julio, como me ha gustado esta historia! me trasladé a esa época del medioevo y pude ver a tus personajes.
    Me sorprendiste gratamente con el final. Bueno a dejar a esos hombre que vivan su amor (joder! ya en esos tiempos existían, vaya modernidad), por otro lado, seguramente la bella Parina será feliz lejos del castillo.

    Un abrazo amigo, un gusto visitarte en este sábado.

    ResponderEliminar
  29. Historia de palacio..con un final buenisimo.. amoroso y abierto por la intervención de integrantes de la santa iglesia en el affaire..A veces lo tienen adentro..y no saben..o se hacen que no saben..Amén
    Como dice Torosalvaje da para una peli o para un episodio de cuentos fantásticos de la TV..mejor seria cuentos eclesiasticos..jaja
    Abrazo escritor desde mi sur azotado por un huracan..no es el Irene...pero ahi...digamos el Irenita

    ResponderEliminar
  30. Vaya, como siempre nos sorprendes con el final... Eres muy creativo y tu imaginación es desbordante.

    Ays! la Iglesia cuánto tiene que callar!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. cinematografico trabajo nos presentas Julio, da para seguir y con mucha propiedad
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  32. Mayte_DALIANEGRA: Un extraño y bien urdido complot para que Daverico no tuviera que compartir la heredad con su hermana ¡qué te parece! Un abrazo, y gracias por estar.
    soy beatriz: Todos los condimentos entrelazados para dar a este autor la oportunidad de un relato que les satisfaga. Un gran abrazo.

    Juan Ojeda: "Desaparecieron por una puerta simulada en la pared". Aplaudo tu sensibilidad y creatividad, mi querido escritor, ciertamente hay una gran carga dramática en esa puerta, en todas las puertas que aparecen en el relato. Gracias por tu aporte. Un abrazo.

    Rosa Mª: Y a mí me entusiasma cada vez más tu generosidad y apoyo; ahora te digo, todos, todos somos capaces de escribir este tipo de propuestas ¡o mejores! si ejercitamos el músculo creacional y la escritura. Simple. Un gran abrazo.

    CAMPO LITERARIO: Cuando un lector se pierde, aunque sea un tramo del relato, hay alguna falla escritural -eso lo tengo claro-, ningún autor es infalible y pudiera ser que "algo faltó, sobró o no fue considerado". Como sea, mil gracias por su paciencia, tolerancia y comprensión. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  33. ¡Sencillamete genial! y con una estupenda dosis de humor..¿negro? ¡quien sbe!, jjajaja


    abrazos

    ResponderEliminar
  34. Muy bien contada la historia. Tus cuentos tienen argumento digno de una película.

    Felicitaciones.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  35. Julio, me subyugan tus escritos tan ingeniosos y prolijos...una historia muy ingeniosa y llena de matices muy sugestivos...cosas que pueden pasar...te felicito con un fuerte abrazo y mi admiración.

    ResponderEliminar
  36. Ves la hora que és??las 4 de la madrugada y yo aki leyendo las historias de don julio!!!!!Geniallll este relato de intriga, de pasiones...Eso de las puertas simuladas en la pared parece super peligroso...Torero????TOREROOOOOOOOO, las orejas y el rabo para vos!!!!Millll besosss

    ResponderEliminar
  37. Marina-Emer: Celebro que lo disfrutaras, poeta amiga. Eran otros tiempos, antes los papas tenían no una sino varias esposas, mujeres o concubinas, hoy, pues qué te digo hay muchas rebajas en los supermercados y el tráfico en Santa Fe y Corrientes (sobre todo en Uruguay y Talcahuano) es impresionante. Un abrazo.

    Diana Profilio: Mi admirada Diana, ciertamente todo un enredo de faldas y sotanas, hermanos y monjes; es lo que dio la historia, yo sólo la aprovecho para ustedes. Un abrazo, y gracias.

    Rosi: Ay, querida, los complots y las conspiraciones no tienen una estrategia definida, pero hay mentes perversas que sí las diseñas a pedir de boca, como ésta, por ejemplo. Traté de contratar a un Pregonero, pero el mal encarado se negó, dijo que con el papa Arnaldo IV él no se metía, sobre todo teniendo de novio a Daverico que era muy malo. Un abrazo.

    Simplementeyo: No, querida, no estás enferma, simplemente resulta es que eres una estupenda lectora y amiga. Mil gracias por tanto. Un abrazo.

    Rosa: Ya me excomulgaron, amiga mía, pero no por Blasfemo que he descargado todas las acusaciones, pero ¡sí, por feo! En fin, seguiré viviendo con tremendo dolor. Un abrazo y gracias por venir.

    TORO SALVAJE: Gracias, Toro, de pronto nos la dirige (la película) Terremoto Crazy, ahora que la Diosa va a inspirarlo. En fin. Un abrazo.

    clochard: Gracias, amigo mío, y sí, de eso sí puede presumir Hablapalabra, siempre una locación diferente, personajes totalmente distintos y fábulas -historias- impensadas. Gracias por estar, y tus valiosos comentarios. Un abrazo.

    Ana Muela Sopeña: Admirada poeta, gracias mil por sentir este cuento "mágico". Y te lo digo hay, además del simbolismo y la natural lectura dramática un mensaje autoral. Gracias mil por detenerte en Hablapalabra, un abrazo.

    Maribel Cano: Thoyano y Parina, prácticamente cayeron en la trampa mortal de Daverico y Arnaldo, ahora queda pendiente Berthold, en fin. Que eran otros tiempos, ahora no creo que ratzinger haga algo parecido ¿o sí? Gracias a ti por pasar, leer y comentar. Un gran abrazo.

    ion-laos: Pese a la dura trama y enredo de trampas y complots, también sentí divertida la trama, amiga mía. Mil gracias por todo. Un abrazo.

    Diazul: Gracias, querida, por estar con nosotros, y no te preocupes por los múltiples comentarios borrados ¡google a veces nos la hace! En fin, que vuelvo a agradecerte tu visita, tu lectura y tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. MariluzGH: Bienvenidos los dos abrazos, poeta, pero fueron -aclaro- los personajes quienes fueron informando de tal manera que causaron la poca claridad inicial. Un abrazo.

    los pucheros de kasioles: De tus reflexiones sale aquel dicho medieval "¡No temáis a quien temió!". Por supuesto que Parina no lo sabía, y menos el monje Thoyano. Sobre la palabra "prirreo", ciertamente no existía hasta que a uno de mis autores se le ocurrió; aporte nuestro son también las palabras onomatopéyicas -incluidas en varias novelas mías-: Plisplas (el agua amenazaba entrar a la barca con su plisplas...), Talantaneo (el talanteaneo de campanas), Claqueo (el claqueo de los cascos...), y otra muchas más. Por eso me puse rabioso cuando un "mediocre infeliz" utilizaba como "dicho por él" mi postulado: La memoria de las emociones". En mi Teoría Escritural explico todo esto. Gracias por tu comentario Kasioles. Un gran abrazo.

    Gabriela Maiorano: Repito lo que he dicho en otras oportunidades, la calidad de un texto está íntimamente relacionado con la calidad de quien lo lee. Gracias por vigorizar el relato. Un abrazo.

    Bosón de Higgs: No te negaré, que al fin, hay una postura ética autoral. Gracias mil por tu lectura y por acompañarnos tan solidariamente. Un abrazo.

    Gala: Me alegra que Hablapalabra te reciba con un relato a la altura de la dicha de tu regreso, ahora ya estamos completos. Y allí están los otros relatos que dejaste pendiente, amiga mía ¡perdón! Amiga nuestra. Te esperamos y agradecemos tu interés. Un gran abrazo.

    Guille: Gracias, escritor amigo, me satisface que hayas disfrutado del relato, y sí, a Parina le conviene grandemente estar lo más lejos posible de su hermano Daverico y del Papa Arnaldo IV, no te hablo de Thoyano... Gracias mil y un abrazo.

    Prudencio Hernández Jr.: Ya veremos si uno de los personajes de Toro Salvaje se anima a la producción, en fin, gracias mil por acompañarnos y disfrutar -según lo testimonia- de este relato, y dígale a Irenita que les deje en paz. Un gran abrazo hasta el Sur.

    ResponderEliminar
  39. Jessenia: Qué bueno que nos acompañes, poeta amiga, y sobre todo que te haya gustado lo leído. Un gran abrazo.

    elisa...lichazul: Seguramente la historia puede servir de base a una más larga y entera, por ahora nos conformamos con este trozo fabular. Un abrazo.

    ADELFA MARTIN: Tienes muchísima razón ¡humor negro! Es el que ha privado en el desarrollo de la fábula. Un gran abrazo y gracias.

    mariarosa: La impresión cinematográfica que se olfatea de lo leído, es por una sencilla razón, está desarropada de descripciones ociosas, va de escena a escena, simplemente. Un gran abrazo.

    Cinarizina: Nuestra poeta nicaragüense disfrutando de Hablapalabra, es algo que nos enorgullece grandemente. Siempre sigue con nosotros, un gran abrazo.

    midala: No sé qué decirte, amiga mía, primero gracias mil por estar y mis "¡Torero, torero! las orejas y el rabo. Segundo ¿no habría de estar descansando tu ojito? En fin, lo importante que nos acompañas (pero con prudencia) Mil gracias, Midala, cuídate mucho. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Y después nos dan "las penitencias" por pecadores. Aissss...¡vaya con los clérigos!...Menudo tema tocaste en ésta entrada.
    Como siempre, una maravilla como lo narras.
    Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar
  41. Con la iglesia hemos topao!!!!Que listines esos dos…Eso hoy en día habría sido más fácil..pero antes el amor entre dos hombres no era ni siquiera imaginable. Ya no se como decirte lo que me gustan tus relatos y lo que te admiro. Gracias por compartir tu imaginación y tu alma con nosotros. Un bessito

    ResponderEliminar
  42. Hoy por fin recalo en tu blog (bueno, en uno de ellos) y me alegra haberte encontrado. Ha sido un placer exquisito leerte y disfrutar de tu relato que casi pudiera ser el esbozo de un guión cinematográfico de alta calidad, en la mejor clasificación de intriga.

    Me quedaré por aquí.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  43. Excelente relato... intrigas, ingenio, complot y...la puerta que nos dejas sin llaves, para entender, aliviar nuestra fantasía estimulada por todos lados... esa puerta en la pared...¿salida o trampa de nuestra imaginación?

    Perfecto relato...

    Un abrazo, Julio

    PD: estás invitado a la fiesta de los 100...

    ResponderEliminar
  44. Susana Inés Nicolini: Un abrazo hasta la porteña y vibrante Buenos Aires y a tu poética. Gracias por venir a acompañarnos. Un abrazo.

    MEN: Los relatos, relatos son. Es mi oficio, lo que está fuera de mi responsabilidad y alcance, es que lectoras como tú los disfruten, y éso sí es un logro ¡estupendo! Mil gracias por acompañarnos. Un abrazo.

    ANA GALINDO: Pondremos en la "ficha" del relato tu recomendación cinematográfica. En nombre de todos mis compañeros y compañeras de letras ¡personas magníficas y entusiastas! Te damos la más cordial de las bienvenidas. ¡Estarás muy bien entre nosotros! Un gran abrazo.

    Minuet: Es hermoso que el escritor Juan Ojeda y tú hayan puesto su atención en esa "puerta simulada en la pared", ciertamente un simbolismo del relato. ¡Felicitaciones por tus 100 seguidores! Cien voluntades, cien cabecitas que meten en su mente lo que escribes y compartes, doscientos ojos deleitando tu producción. Un abrazo y ¡adelante!

    ResponderEliminar
  45. Cómo me gusta volver a tus relatos, amigo. Sentir que nos sigues deleitando igual que siempre y asombrándonos con tus finales inesperados y rabiosos de pasión.

    Te dejo un abrazo cargado de cariño a mi regreso.

    ResponderEliminar
  46. Ja, ja...más que de faldas, son líos de sotanas...
    Te cuento, yo bajo a recepción y digo que tengo problemas con la conexión (cosa cierta) y que necesito conectarme urgente, me dan acceso a su equipo, entro a tu blog y a otros también muy importantes para mí, copio y pego tus relatos en mi pen drive, los subo a la habitación, leo con calma, redacto el comentario e inicio el recorrido inverso. Ya ves, a pesar de mi conato de berrinche (eres tú muy perpicaz, yo soy muy transparente o ambas cosas), sigo leyéndote.Ya me dirás cómo quieres que te devuelva las deudas.:)
    Te abrazo fuerte, querido amigo.

    ResponderEliminar
  47. Mascab: Cómo me gusta saber que has vuelto, amiga mía, sentir tu lectura en estos relatos de Hablapalabra y, sobre todo, tu invaluable apoyo y solidaridad -suena redundante, lo sé-. Un gran abrazo de ¡bienvenida!

    Eduardo: ¡Hablapalabra está de fiesta! Están volviendo -aunque nuestro poeta, de a poco- nuestros amigos. Mi querido poeta, celebro que subas y bajes de tu departamento a recepción ¡te pondrás atlético! No sabes lo ivaluable que nos resulta verte en aquellos menesteres, bajar-pendrive-subir-leer-escribir-bajar-enviar. ¡Bajarás de peso, estoy seguro! Qué bueno saber de ti, amigo mío. Un gran y fuerte abrazo. (Regresa de una buena vez para leerte).

    ResponderEliminar
  48. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  49. La homosexualidad y la vida después de la vida, son tratadas con destreza de oficio . Felicidades por este y todos tus cuentos mi estimado Julio, un placer.

    ResponderEliminar
  50. Leticia: Es honroso para este escribiente que nos hagas el favor de dar lectura a anteriores publicaciones. Un abrazo y gracias por estar.

    ResponderEliminar
  51. Tu relato tiene mucho humor y profundidad. Siempre he creído que el celibato entre los curas es una tremenda aberración.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  52. Hola querido Julio ...pasaba para ver si había algo nuevo ,,,no; pero si me encontré un cariñoso comentario que me acusas recibo al tuyo de tu relato "Dulce complot" y añades con agrado para mi una coletilla a mi poesia sobre el desvan del septimo ,te digo Julio que no se como pude encontrar en la mente para hacerlo rimas tantos trastos creo me acerdé de ver en casa de mis abuelos estampas ...cromos rosarios ,en fin porque yo ya de todas esas cosas tengo una de cada.
    bueno gracias por tu amistad
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar

Ahora te toca hablapalabrar