martes, 17 de marzo de 2015

Una historia sin fin



El cambio de autoridad en el penal tintineó los ojos de Liaira, quien pensó que con algunas recomendaciones, sutilmente puestas en el escritorio del nuevo ¿presidente, ministro, embajador, director, secretario, cónsul, interventor, gerente? ¿Cómo diablos llaman al que llega a usar gratis los teléfonos de una prisión? ¡Lo que fuera! Pues podría mejorar muchas cosas, así que con el libro leído se animó a solicitar que le permitiera ir a la presentación que una Editorial realizaba con el autor de la novela, y además de solicitarle un autógrafo, hacerle un comentario personal sobre su lectura. 

Lo primero que pensó el estrenado octogenario Alcaide de la prisión de mujeres fue que estaba loca, luego le advino la escena de una intelectualizada fuga, posteriormente pensó en que la detenida atentaría contra el escritor por simple exhibicionismo, y finalmente, se alegró de ser la máxima autoridad de la institución y denegar la petición.

Liaira tiró en el inodoro la notificación y sonrió. Inmediatamente redactó una disculpa al Alcaide, lamentando el estúpido, ¡no! “El ingenuo pretexto”, así escribió: “(…) ingenuo pretesto al solicitarle algo que sólo miubiera permitido salir, chantajear a mi custodio y pasar a un restorán para comer unamburguesa. Ruego a usted clemencia para cumplir con este deceo, y perdone mi piadosa mentira.”. Remató despidiéndose con todas las formalidades del caso.

Lo primero que pensó el Alcaide de la prisión de mujeres fue que aquello era ridículo, luego le advino la escena de una indigesta fuga, posteriormente pensó en que esa mujer mataría a alguien de los treinta locales de dicho restaurante por pura ostentación, y finalmente se alegró de ser el funcionario de mayor rango en el femenil recinto y rechazar la solicitud.

Liaira tiró en el inodoro esa otra notificación y sonrió. Volvió a disculparse por la tonta, ¡no! “Inconsistente”, así escribió: “(…) incoxistente petición, pero mera nesesario ocservar y analisar su firma parasegurar mis sospechas, si se da cuenta, tira la M paratrás. Su mujer, señor mío, ¡luengaña con el encargado del sector sinco! Ques donde cumplo mi condena.”. Y se despidió cortésmente.

Lo primero que pensó el Alcaide de la prisión de mujeres fue que la procesada era persistente, chiflada pero, necia y empecinadamente persistente, luego le advino la escena del idiota sargento tocando a su mujer, posteriormente pensó en que podía fingir un conato de fuga cualquier día de visitas, en el tiroteo matar al sargentito, y finalmente, se alegró de ser el severo y firme decano de la institución y poder mandar a traer a la reclusa.

-¿A qué viene tanta solicitud, señorita?
-Sólo quería asegurarme de su escritura y firma. Ya ve, tira la M paratrás.
-Todos tiramos la eme, para cualquier lado.
-Hablo de su nombre, y si luace es porque su mujer luengaña –el alcaide sonrió amargamente.
-Mi mujer murió hace dos años.
-Si nues la de carne y hueso, es su fantasma. He visto al encargado –y le secreteó- perseguido a la medianoche por una mujer, alta, delgada, pelo largo y amarillo canoso, murmurando: “Hoy no tescapas, Mierdyz, no te mescapas”.
-Ese es mi nombre, y no el de Ortson, el sargento del sector cinco. Y mi mujer no me confundiría con un tipo tan feo.
-Pues mire usté –replicó Liaira torciendo sus labios-. Hay fantasmas que no miran bien.   Pior de noche.

Lo primero que pensó el alcaide de la prisión de mujeres es que esa reclusa era una charlatana y que podría tratarse de una ultratumbosa estrategia para escapar con la complicidad del sargentito de aquel sector y el ciego fantasma de su mujer, y finalmente, se alegró de ser el todopoderoso alcaide y llamó al encargado del sector cinco quien esperaba afuera.

-Regrese a su celda a esta señorita y usted vuelva a mi oficina.
-Ya entregué mi turno, señor alcaide.  Hoy es mi día de descanso.

Lo primero que pensó Liaira es que, en no habiendo otro guardia encargado del Sector Cinco para llevarla a su celda, tendría que ser el “viejito éste” quien lo hiciera y que sería tan fácil empujarlo para, con esa acción, obligar su traslado a otra prisión de mujeres más divertida.

-Llame a quien entregó su turno –ordenó el licenciado Mierdyz.
-La tiene usted enfrente, señor.

Lo primero que pensó el alcaide de la prisión de mujeres es que ese sargentito además de idiota, feo y regordete, era un irresponsable, que ello comprobaba sus sospechas de una encubierta fuga de la reclusa, y que vería hasta dónde llegaba el plan de los involucrados, así que dio por finalizada la reunión, ordenando que se retirará Ortzon, y que Liaira, fuera a encerrarse en su celda por su propia cuenta.

-Eso es todo –les dijo, sobrio, distante, serio y monárquico.

Lo primero que pensó el lector de esta narración es que el autor carecía del mínimo talento para rematar la historia y en no teniendo más arbitrio que la chanza y la ocurrencia, dio por finalizada la relación de los acontecimientos y puso punto final a la misma.

64 comentarios:

  1. Jajajajaja qué bueno y qué bien me vino reírme recién levantada.
    Muy ingenioso relato, jeajajajajaja
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que los que escribimos de alguna manera jugamos a ser dios, (con minúsculas para no ofender) creamos, transformamos, hacemos de nuestros personajes lo que queremos y terminamos con sus vidas en el momento que tengamos destinado para ellos; pues aquí se notó mucho esto, y muy bien, porque ha sido una lectura amena, pero también con un mensaje serio: la capacidad de persuadir y de ser influenciados… el juego de la vida misma.
    Ha sido un placer volver por aquí y leerte, además escucharte enviar todos tus saludos y espero que siga funcionando tu navegación por Internet con el nuevo programa.
    Te dejo un abrazo muy fuerte y te de deseo un feliz resto de semana

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues ahora no sé que hice en tu blog! pero veo que mi mensaje se repitió cinco veces .( , te pido mil disculpas y tu puedes eliminar esos mensajitos directamente desde configuración en las entradas y comentarios. De nuevo lo siento, pero no me había pasado antes. Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  4. Julio, qué bueno que te encuentro cada vez con tus relatos locos, en el buen sentido, claro, son los que más me divierten y alegran el día, en fin, para ponerle el broche al cuento mejor dejamos que cada uno lo siga a su manera, así todos nos sentimos Julio! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. juego dialéctico entre perseguidor y perseguido, he reído...
    Sobre todo con la ironía en el personaje del alcalde y el cuestionamiento de la autoridad.
    -Anoche desde el celu falló el comentario, quizá desde el escritorio de tu blog puedas suprimirlo del todo.
    Gracias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. He pasado un buen rato leyendo este relato; personajes fuera de lo corriente, hechos extravagantes y el lenguaje local coloquial, suscitan la sonrisa del lector.
    Saludos, Julio.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno tu relato,como me hacer reir,tienes un ingenio increible amigo.
    Ademas tu tienes talento y mas para rematar la historia,una ocurrencia fantastica ,que cada lector le ponga el mensaje que le sujiere el relato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ingenioso tu relato y tu voz me encanta
    Tu acento castizo no me dice de donde eres...
    Gracias por compartir tus bellas letras

    ResponderEliminar
  9. Julio, me ha interesado el manejo del español escrito fonéticamente, en ausencia de ortografía de la reclusa Liaira, lo que indica su extracción iletrada. Siempre interesante la repetición del recurso reiterado de momentos que "traman " la historia. Un abrazo y mi alegría por encontrarte nuevamente con el brillo de tu talento en tu escritura. Te abrazo con cariño y admiración.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Hola Julio, jeje me ha echo mucha gracia este nuevo relato tuyo, lo que menos he pensado es que el "autor" se haya quedado sin ideas, lo que si he pensado en que imaginación si que tiene si, al principio pensé que te habías equivocado y lo habías escrito repetido jeje, me ha gustado mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta ver esta creatividad tuya con el humor de siempre. E intentando "liarnos" para releerte dos veces.
    ...y tu voz? no esperaba que fuera con ése acento tan a "lo castellano". Me ha encantado!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Has vuelto con casi con mas fuerza que cuando nos dejaste. Me ha encantado tu relato . Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. El Alcaide no se aburre no, y lo que suele pasar, que cuando el diablo, no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo, claro, que en este caso, es una diabla, no sé yo...

    Besos Julio.

    ResponderEliminar
  15. NO RECUERDO HABER LEÍDO RELATOS EN TU ANTERIOR BLOG. ME EMOCIONA TU CREATIVIDAD.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  16. Querido Julio, has conseguido sacarme la primera sonrisa de hace días, eres un ser con un ingenio privilegiado.
    Llevo unos días sin visitar a mis amigos, pero no os olvido, y es que la vida, a veces nos golpea sin piedad, da donde más duele y nos quita sin compasión lo que más amamos.
    En este caso a una persona cercana y muy querida. No hay más que sobreponerse porque la vida sigue.
    Nos vemos Julio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Pero buenoooooo, ya llegas pisando fuerte y haciéndome leer cada relato dos veces! Genial torero!

    ResponderEliminar
  18. En este relato nos muestras lo que la mente es capaz de hacer y llegar...si no la frenamos. El ser humano es ingenioso, atrevido y al mismo tiempo limitado por el tiempo y el destino...Mi felicitación por tu creatividad y buen humor, Julio.Mi abrazo grande, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  19. En este relato nos muestras lo que la mente es capaz de hacer y llegar...si no la frenamos. El ser humano es ingenioso, atrevido y al mismo tiempo limitado por el tiempo y el destino...Mi felicitación por tu creatividad y buen humor, Julio.Mi abrazo grande, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  20. Julio.... he retrocedido a mi blog anterior para leer y recordar algo de lo que había publicado ( no pude entrar más a ese mi blog, nosé el motivo y tuve que abrir el actual ) y entre unos comentarios estabas tu y me dije ..que será de el y tilde tu nombre y te encontré aqui, ha sido grande mi alegría al leer que tu publicación era del 2015 ....me sentí prisionera de tus letras un beso

    ResponderEliminar
  21. aparte de ser una lenguaraz impenitente, pero graciosa, chispeante, osada y oportunista, la Liaira esa es "más lista qu'el hambre".
    si se descuida, que no salga de la celda jamás: ¡peligro!
    el Monsieur Alcaide y su débil personalidad. Julio, tú, y tu imaginación desbordante.
    Una gozada de texto para la primera tarde de nuestra Primavera!
    fuerte abrazo, Julio

    ResponderEliminar
  22. ¿Alcaide a los 80? vaya que tiene ganas de seguir trabajando el pobre hombre, eso si, no se les escapa ni una, buenos los razonamientos. Liaira, la lía jajajajjj pensé que quería imitarle la firma... Un cuento sin pies ni cabeza, bueno, los días en prisión deben tocar un poco la cabeza; al menos intrigaste la mía ¿y el final? que cada lector le ponga su versión favorita.
    ¿La mía? que todo esto ocurre en un hospital psiquiátrico. :)
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  23. Como siempre querido amigo y admirado escritor es un inmenso placer sumergir nuestros sentidos en el bello manantial de las letras que nos obsequias, Mil besinos y feliz domingo te desea esta amiga que te da infinitas gracias

    ResponderEliminar
  24. Yo pienso que tú eres un genio.
    Y que disfrutas jugando con tus lectores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Jajajaja, qué bueno.
    Ayns como me he reído con esos pensamientos del alcaide provocados por la astuta rea y como me lo paso de bien, viendo como nos conduces por los caminos que quieres sin que nos demos cuenta de ello.
    El final...ay el final!
    Lo tendrías más que pensado para hacernos elucubrar sin éxito, jajajaja
    Genial como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Lo primero que pensé fue que soy afortunada por leerte, nada puede describir mejor toda mi admiración por tus relatos. ¡Afortunada!

    Me gustó tu risa espontanea en el audio, mi nombre pronunciado por tu voz...¡gracias!
    Lo único que no me gusta es que los audios duren tan poco...me quedo con ganas de seguir escuchándote, siempre, no sé cómo lo haces, pero haces que sea así.
    Me gustaría sintonizar mi radio y encontrarte al otro lado de las ondas, hablando de lo que fuera, no importa el qué, porque siempre hay algo de lo que dices que se queda dentro de quien te escucha.

    PD: me gusta ver esa frase debajo del título del blog :)

    ResponderEliminar
  27. Julio, te mandé un correo a la dirección que me diste, avísame si lo recibiste.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  28. Que no paras de sorprender con esta tu creación todos los sabemos ,pero como comentas me gustaría tomar clases de tu taller literario a ver si puedo en algún tiempo escribir semejantes ocurrencias , te dejo mi correo pra que me envíes información del mismo. Un abrazo
    ludinaferri33@gmail.com

    ResponderEliminar
  29. Un derroche de creatividad para lograr un relato tan original y tan premeditadamente extravagante. Enhorabuena, Julio. Y abrazo de primavera.

    ResponderEliminar
  30. Eres un gran escritor lo demuestras con tus textos e imaginación, enhorabuena Julio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Lo primero que pensó este lector tardío es que los autores de este relato se pusieron a competir, y le advino una escena de varias autores peleándose mientras entretejían la secuencia para terminar con un final que, además de estar más allá de cualquier espectativa, le arrancó una gran sonrisa.
    Muy entretenido, don Julio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. La complicidad del autor y los personajes son sinónimos de agudeza mental.

    Feiliz fin de semana

    ResponderEliminar
  34. Jjajaja!!! Pues a mí el final me ha encantado!!! Menuda pícara y líanta!! Eres un fenómeno, querido Julio. Nunca dejas de enrevesar tus letras hasta el punto de nuestra carcajada.

    ResponderEliminar
  35. Un relato lleno de ingenio.
    Escribes muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. Debería haber más de estos textos en los blogs, los extraño... ¿o será que nunca los hubo así?
    También fue bueno escucharte, que no se pierda esta unión.
    Un abrazo grande.
    HD

    ResponderEliminar
  37. LO MEJOR ES ESCUCHARLO ENFRENTE, TUVE ESA OPORTUNIDAD Y DE ESTRECHAR SU MANO.

    LARA.

    ResponderEliminar
  38. No sé yo, amigo Julio, si por empujar al viejito le concederían un traslado a prisión más divertida o le costaría caro y el traslado sería a celda de castigo.
    El autor tiene suficiente ingenio para finalizar la historia, que escrita así, ha quedado redonda, aunque creo que el final ya estaba decidido de antemano en la primera línea.
    Un beso y buen fin de semana. No he podido venir antes.

    ResponderEliminar
  39. Talentoso el autor!
    Un gran relato Julio.
    Estimado Julio. Recuerdo que una noche, hace un par de largos años, me encontraba yo frente a una puerta doble, y a pesar de mi timidez, he logrado golpear con fuerza buscando al escritor que yo admiraba (y admiro, por supuesto) y que estaba viviendo en mi ciudad. Había dudado en continuar esperando, pues nadie salía a mi encuentro, y cuando mis pies se retiraban del lugar, la puerta se abrió con un quejido suave, como tratando de comprobar la veracidad del golpe. Era mi segundo intento de visita. La gente en la vereda hacía barullo, los autos y colectivos rugían pero yo oí ese quejido. Me presenté dudando (de nuevo) ante la mujer que con amabilidad me atendió, hasta que por fin entré por ese pequeño zaguán y tu figura apareció extrañada. Recuerdo que me dijiste “el gran Diego”. Agradezco la charla posterior, no fue profunda pero fue imborrable, claro, el tiempo y las circunstancias no daban lugar a una profundidad literaria; fue más bien, un café distendido.
    Cuando dejaste de escribir me he preguntado qué te habría pasado. Me había llegado alguna noticia de tu estado de salud y por eso he intentado volver a visitarte. Fueron dos veces que he tocado con fuerza de nuevo y la puerta no se abrió. Quizá ya no te encontrabas en esta ciudad. Aún no se si sigues acá. Pido disculpas por no regresar, pero mis actividades cotidianas me ocupan mucho tiempo.
    ¡Hoy he vuelto a recordarte mi amigo! He rastreado tu blog y mi sorpresa fue gigante pues veo que ¡estás de vuelta! Lo último que recibí de vos fue un mail en el que me pedías ayuda por estar varado en Newcastle, Inglaterra. He sabido de las estafas por mail y he desestimado la misiva electrónica porque estaba prevenido. (Soy técnico informático también y escuché sobre esos timos).
    Espero que no te moleste mi tuteo, pero usted sabrá que por estas tierras, el tuteo es señal de amistad.
    Entre Newcastle y esta ciudad te saludo fraternalmente esperando que sea ésta última la ciudad que lo tenga como ilustre morador. Yo sigo aquí, es mi lugar en el mundo.
    Espero que leas este comentario.
    Diego.

    ResponderEliminar
  40. Hola Julio, cualquiera que pasa por aquí no puede evitar detenerse y deleitarse con tus escritos ocurrentes y divertidos. Un lujo para el mundo bloguero.
    Te dejo un abrazo de afecto y admiración.

    ResponderEliminar
  41. Injusto querido poeta, jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  42. Me delito siempre con la profundidad de tus relato y bellas letras

    ResponderEliminar
  43. Sí,es una delicia saborear tus letras y deslizarlas por el paladar con gozo.

    Besos

    ResponderEliminar
  44. Estas perdido vplvé a escribir lo haces muy bien

    ResponderEliminar
  45. Que magnifico poeta, voltar a ler-te.

    abraço

    ResponderEliminar
  46. Que magnifico poeta, voltar a ler-te.

    abraço

    ResponderEliminar
  47. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  48. Julio, amigo. ¿Por dónde andas?. Espero que sigas bien. Hoy vengo a desearte un año de salud y esperanza. Aquí estoy deseosa de volver a leer la riqueza de tus letras, que tanto estimulan nuestra imaginación.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  49. Ahora mismo si lees ésto es porque sintiéndolo mucho (no lo suelo hacer, de verdad), es que entro de cuclillas para dar a conocer un concurso por si te interesase. El motivo es porque me haría ilusión que llegase a un grado mínimo de personas, y claro, si me paro a leer a todo el mundo en éstos momentos pues no sé si a una gran mayoría le podría llegar mi propuesta.

    Propongo dar uso de una nueva palabra, ''Criptear'''... y os animo a que participéis a éste concurso literario que he compuesto.
    http://noa1000words.blogspot.com.es/2016/04/i-concurso-nueva-palabra-criptear.html


    ¡Espero que guste!

    Noa

    P.D: Si te llega a molestar un poco o algo mi mensaje, por favor házmelo saber. Lo comprenderé. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  50. Hoy pensaba en ti, y justo he venido a tu casa de siempre, se nota tu ausencia a pesar de que también entro muy poco.
    Espero estés bien Julio, o que de alguna manera podamos saber de ti.


    Mi abrazo

    ResponderEliminar
  51. Cucúuuuuu!!!!!!!da señales de humo!!!!!!cuàndo uno de nosotros tardamos tanto tiempo en aparecer....nos preocupamos!!!!!

    ResponderEliminar
  52. Una maestría en todos los relatos.Aplausos al autor !!!

    ResponderEliminar
  53. Echo de menos tus letras, Julio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Te envio mi pagina de poesias por si deseas visitarla.
    Gracias
    http://anna-historias.blogspot.com.es/2016/10/rio-parido-del-deshielo-apunado-en-el.html?m=1

    ResponderEliminar
  55. Singular relato....me recuerda mucho una conversación que mantuvimos cordialmente y a recuerdo con cariño...hace mucho mucho tiempo!!!
    Felicitaciones.
    mara

    ResponderEliminar
  56. Buenas noches don Julio. A la espera de señales de humo. Saludos

    ResponderEliminar
  57. Penya Bogarde te saluda y te solicita el retorno a nuestro blog, gracias y abrazos

    Penya Bogarde

    ResponderEliminar
  58. Un saludo, amigo Julio. Deseo que te encuentres bien, eso es lo principal.
    Mi abrazo y mi cariño en esta tarde de domingo.

    ResponderEliminar
  59. Un saludo, amigo Julio. Deseo que te encuentres bien, eso es lo principal.
    Mi abrazo y mi cariño en esta tarde de domingo.

    ResponderEliminar

Ahora te toca hablapalabrar