domingo, 11 de septiembre de 2011

Feliz desgracia

Desde que algunos vieron al viejo Tomás pedaleando su bicicleta y saludando a todos con un aire de inmensa dicha, presintieron que algo andaba mal, que quizá la negra fortuna habría llegado a visitarlos, porque quién en el pueblo no deseaba un trocito de mala suerte; aún así, fueron muy prudentes y decidieron que la familia Del Hoyo tuviera ese privado momento para asimilar sus propios acontecimientos.
Pero la naturaleza humana tiene el charlatán gen de la urgencia informativa y fue doña Purita quien al recibir la fatal noticia de su marido comenzó la cadena de confidencialidad más eficiente del globo gracias al teléfono −que ya tenía orden de corte−.
−¡Sí, querida, ni yo lo puedo creer!  Tomás me lo acaba de contar. ¡Si estoy que reviento de alegría!
Y mientras buscaba en su agenda a otra persona que mereciera participar del infortunio que ¡al fin! les visitaba, se asomaba a la ventana y agitando los brazos gritaba al que pasaba.
−¡Que estamos de fiesta, don Perico! ¡Avísele a su mujer! ¡Sí, nos ha caído la desventura encima! −Y aquél se encargaría de expandir más la negra noticia que a muchos alegraría y a otros causaría un gran escozor de celos.
La primera que llegó a casa fue doña Pilar, luego don Gregorio y al ratito doña Gracia.  A todos les abrazaba Purita con un:
−Realmente no sabemos qué vamos a hacer, pero de que estamos felices ¡no se los puedo contar!
−¿Y eso fue hoy? −Preguntaba envidioso don Gregorio.
−Hoy al medio día.  Tomás dice que pegaba saltos y hurras viendo a los bomberos inútiles con las llamas que consumían su negocio.  Ha de haber sido sublime −suspiró sonriente.
−¿Y toda la zapatería se perdió? −La pregunta tonta era de Inocencia que acababa de entrar.
−¡Todo!  ¡Todo!  ¡Veinte años de trabajo reducidos a ceniza en menos de tres horas!
Pilar abrazaba a Purita, Gregorio a Inocencia, Gracia a Perico y el teléfono resentido no paraba de sonar.
−Pero sí, querida.  Aquí no cabemos de dicha.  Todo el negocio de mi marido se ha perdido, y ahora no tendremos qué comer ni cómo pagar la hipoteca ¡te imaginas! ¡Nos embargarán la casa! ¡Estamos en la ruina! −Colgaba riendo y de vuelta a los gozosos abrazos.
Sonriente y con otra ropa apareció Tomás quien fue felicitado por aquellos, y otros, que se amontonaban en la sala.
−Vaya que tienen suerte −declaraba Gregorio moviendo la cabeza y con la vista al piso−.  Cómo quisiera estar en sus zapatos.
−No sea rencoroso, don Gregorio. Cualquiera quisiera estar en la ruina y ser echado a la calle, pero disimule un poco, por dios.
−¡Cuándo estaremos en la miseria con mi marido! −Añoró Gracia− Si el avaro tiene tanta suerte que hasta le han cambiado el auto, como que nos ha cogido una maldición.
−Y bueno, no nos amarguemos con cositas, hay que celebrar −atinó Purita.
−¡Toda la zapatería, el taller, la sala de ventas, todo ardiendo y anunciando la dicha! −Se jactaba Tomás.
−Pues sí que es una reverenda suerte −dijo cualquiera.
−¿Y cuándo los echarían a la calle? −Preguntó alegre Inocencia.
−Esa es la parte mala −replicó Purita−, con estos deficientes burócratas seguro que nos tendrán aquí uno o dos años más, quién sabe, si no gana una para amarguras.
Pero la dicha es más pasajera que los turistas y fue el mismo don Tomás quien se encargó de arrebatarles aquella alegría que el infortunio producía. Porque una cosa es ser elegidos por la mala suerte, una cosa es ser los favoritos de la negra racha o los preferidos de la suerte más perra del mundo, y otra, ser impostores de la desolación, embusteros del laurel de la tristeza y a Tomás se le escapó la prudencia, contagiado por tanto regocijo.
−¿Y por qué no quemamos también la casa?
Un sepulcral silencio emuló a un borracho al que apartan la silla y todos hablaron al mismo tiempo deplorando la poca altura de don Tomás Del Hoyo.  Era inconcebible, sólo explicable para provocar la envidia en el vecindario, que el mismo Tomás hubiera delinquido de tal manera, y doña Purita de Del Hoyo se lo dijo.
−Ahora sí estamos jodidos.  Como lleguen a averiguar que tú causaste el incendio (hasta aquí todavía quedaban cuatro personas), que te vas a la cárcel, hijo mío. (Los que se habían ido regresaron).
−¡Te das cuenta, mujer! ¡Si eres una genio!
Todos volvieron a saltar de contentos y a abrazarse.
−¡Podrirse en la cárcel! ¡Sin derecho a nada, qué dicha! ¡Pero que no se puede creer tanta suerte! −Eran los vítores.
Ciertamente la vida es misteriosa, y aunque le da muelas a quien no tiene encías, a veces, sólo a veces, cumple puntual su fatalidad de la miseria para que sus criaturas rezuman felicidad y beban de la copa de la amargura, pero dichosos, como tiene que ser. 

53 comentarios:

  1. Es una historia muy extraña, disfrutar en la desgracia, insolito. Aunque a veces cuando caemos en las malas, sonreimos. Tal vez sea algo parecido. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Julio...días atrás pensaba sobre esto...desde que nacemos somos educados para el triunfo, para el bienestar absoluto, para sobresalir, etc., pero nunca se nos prepara para el otro lado de la moneda, por eso la frustración es enorme cuando la adversidad llega, porque no estamos preparados para lidiar con ella. La gente de tu historia, resultó tener mucha sabiduría...me encantó el relato, a mi al menos, me deja una buena enseñanza.
    QDTB, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Julio!! Quedé sorprendida, la historia es original. Habrá gente que festeje o que acepte de buen grado estar en la quiebra? Para reflexionar...
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  4. Julio, la verdad es que me ha impresionado tan increíble relato. ¿Cómo puede alegrarse uno de las desgracias?. ¿Acaso es que primero nos tenemos que alegrar de nosotros mismos, de ser nosotros mismos?. En fin, me he quedado reflexionando.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  5. Lapislazuli: No pretende el relato hacer una apología de la "desgracia per se", pero sí de poner nuestros ojos en lo que tenemos y que teniéndolo no lo apreciamos y somos infelices. Sé que los protagonistas se fueron a los extremos pero ¿de qué otra manera la literatura puede mostrar sus signos sino agotando los límites? Gracias por tu lectura, amiga mía. Un gran abrazo.

    Cinarizina: No sólo se nos forma en esa consecución de lo material sino en la "competición por cualquier medio", aplastando a quien sea, y cuando algo sale mal ¡se desmorona el dios mortal! El relato es un salón de los espejos, claro que deforma ¡pero es divertido ver a gente que no se rasga la ropa ni se echa tierra en la cabeza por algo "malo" que le ocurre. Un gran abrazo hasta Nicaragua.

    ResponderEliminar
  6. Gabriela Maiorano: No en la vida real, poeta amiga, por supuesto que no. En este plano alguien se quiebra una uña y el ¡universo ha complotado y toda la humanidad está en contra del dueño(a) de la uña! ¡Se desmorona el diosito mortal! Pero en la Literatura se nos es dado la potestad de traer a esta dimensión otras "realidades", y allá las cosas funcionan de otra manera, obedecen a otras leyes éticas, físicas y epistémicas. En uno de sus poemas el gran poeta cubano José Joaquín Palma escribe: "(...) Las lágrimas no hay que verterlas por el que muere sino por el que nace.". En fin que son puntos de vista, la vida real es una cosa -con todo y su decadencia- y la vida ficcional otra -con todo y sus maravillas-. Un gran abrazo.

    Rosa Mª: Todo es una gran metáfora, hay quienes ni siquiera son capaces de reírse de ellos mismos, y ocultan sus defectos, y se engañan y mienten creyéndose ¡perfectos! ¡EL PLAGIADOR de moda es uno de ellos! Ni siquiera se dan cuenta de sus deformaciones (internas y externas). Mi Literatura proviene de la Ficción, de la creación, no de lo autobiográfico, no de la experiencia, no de la enciclopedia. No proviene de nada que implique realidad o entorno. Que reflexiones, es ya un logro de Hablapalabra. Mil gracias por estar siempre, poeta amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lo que parece absurdo e irrisorio nos invita a la reflexión. Creo que todo se resume en la última frase :“pero dichosos, como tiene que ser”. Y la pregunta es: ¿Qué nos hace dichosos o con qué nos torturamos para no serlo? Quizás la respuesta sea tan simple, que como tal nos parecería equivocada.
    Me vienen a la mente esos acertijos que son tan simples como: “cuanto es dos más dos”, pero como la respuesta es tan fácil, pensamos que no puede ser así, que debe haber alguna trampa y comenzamos a darle vueltas y a retorcer todo. Y fundamentalmente pasa eso, complicamos todo y ahí se produce la infelicidad. (la teoría es buena, lástima que ponerla en práctica se nos complica más de lo debido -doy fe-)
    No sé si ésto viene al caso con la historia, pero es lo que pude analizar. (tenga que ver -o no- con el relato ¡ya que lo escribí y lo pienso publicar igual...! jajajaja)
    MUY BUENA, me has sorprendido nuevamente...
    Un abrazo!!!!! (para festejar el problema de salud que te tuvo en cama) jejejeje

    ResponderEliminar
  8. Julio, ayer mientras hablaba con mi madre sobre un pequeño infortunio que tenemos comenté algo similar a lo que has querido expresar. Ella dramatizaba sobre este hecho y decía que era una desgracia muy grande y de pronto mi hermana dijo: -Hay cosas peores.
    Y solo esta frase bastó para llevarnos a la reflexión de que todo es relativo, de que tampoco este hecho en otra época habría sido importante, que todo tiene el valor que nosotros queremos darle. Tu escrito me va como anillo al dedo para seguir con mi visión. Aunque si te soy sincera, a mi no se me habría ocurrido algo tan original como esta historia para hacernos meditar. Solo puede tener un autor y eres tu, Julio. Debes tener a tus neuronas haciendo horas extras, incluso en días festivos. ERES EXTRAORDINARIO.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Situaciones llevadas al extremo... ¡me encanta!.
    Una historia que fluye rápida y que me enganchó.

    Felicidades, maestro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Genialmente expresado el absurdo, muchas veces me pasa cuando las personas se quejan tanto que se vuelve costumbre, el hecho de sentir que lo gozan. El drama y la catástrofe los definen en el universo,

    Este cuento lo expresa de forma maravillosa, un abrazo enorme Julio.

    ResponderEliminar
  11. El ser humano alegrándose de las desgracias ajenas ,tan real como la vida misma.
    Me gustó la forma de conducir tu relato,muy ingenioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Por lo general sólo sabemos apreciar la felicidad tras las desgracias experimentadas.
    ¿Qué sería de la felicidad sin ese algo de desgracia?
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Jolines..!!! ¡¡no veas como estaba el patio...!! ¡cuanta alegria y abrazos por doquier!
    Pues pensandolo bien...¡¡no veas lo felíces que estaran los gobernantes con la crisis mundial que azota el panoramaaa!!
    Todos orgullosos por la felicidad que han traído a sus votantes, ante tanto desaucio y tanto paro...(la banca dichosa...).
    Lo malo es que la realidad no tiene que ver con la ficción..., pero es verdad que en tiempos de crísis hay que contentarse con lo poquito que de bueno tiene uno.De todas formas...para alegrarse de las desgracias ajenas, no faltan indivíduos en los vecindarios, así que tu relato es cruelmente una fiel realidad en el panorama "no ficticio".
    Aquí no se si incluír mis "jajas" ó dejarlos para otra ocasión.

    Me pareció un relato que hoy invita a la reflexión...,estupendamente pensado para que nos comamos el "tarro" un buen rato.
    Rgacias y un barazo..¿?

    ResponderEliminar
  14. El caso es tener más, más de lo que sea, aunque sea infortunio.

    Buenísimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Magistral manera de relatar un infortunio, tan real como la vida misma.
    Muy bueno.
    Te felicito Maestro, eres genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Hay quien sí se regocija en la propia miseria aunque parezca increíble... son los victimistas; lo que no demuestran, eso no, es tanta alegría como tus personajes Julio.

    Muy buen relato, sí señor.

    Abrazo de los grandes.

    ResponderEliminar
  17. Bueno a pesar de lo abstracto del asunto, he de reconocre que los dolores y los infortunios forman parte de los inconvenientes de estar vivo. No si el que no se consuela.... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. vayaaa vaya vaya!!!!Yo primero pense que eran tontos...despues unos lerdos...y por último...volví a leeer pensando que no había leido bien jajajajjajaja.No,sencillamente me parece bueniiisimo.No sabemos apreciar lo que tenemos...eso es lo que me demuestra este relato tan chulo!!!!!Torero!!!!!Mi torero preferido!!!Millll besitosssss

    ResponderEliminar
  19. Increíble... original sí, pero pasa de los límites de la vida real, creo que este tipo de personas existen, mmm. pues solo en tu escrito mi querido Escritor.

    Buen fín de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Mi país es en la actualidad una de las tierras más felices del planeta...Pero quizás podríamos serlo mucho más si, además de estar en el paro, jugáramos más a menudo con cerillas...¡Estupenda idea!

    Tu originalidad me desarma. Y antes de quedar completamente desarmada, te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Diana Profilio: ¡Dichosos, amiga mía! Dichosos, es una harta obligación de la que nos hemos olvidado tremendamente. Hacemos TRAGEDIA de cada bobada y nos hundimos con los problemas serios, pero no tenemos referencia de lo mal que otros la pasan. "Deje de preocuparme de no tener zapatos cuando vi a otro que no tenía pies". (Dale Carnegie) En fin, que cuando desde niños nos meten la idiotez de ser los reyes del universo, los más lindos, los más eficientes, lo más grande del mundo ya comienza a distorsionarse la realidad. ¡Cuánto mal hacen los que crían potenciales holgazanes, pícaros y retorcidos adultos! Un abrazo y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  22. merche marín: Así es, poeta amiga, magnificamos tonterías. ¡Me aterra la cantidad de suicidios absurdos! ¡Tiemblo por la negrura en sus vidas cuando un equipo de fútbol ha perdido un encuentro! ¡Me avergüenza la violencia que se genera contra otros porque no nos dan la razón! Este relato sólo es la punta del iceberg de esta realidad que nos acontece. Mis neuronas, querida mía, tienen ciertas necesidades de sacudirse información para dejarme en paz ¡un día las voy a matar a todas! ¡He dicho! Ser felices, eso es lo que nos cuesta tanto, y es tan fácil. Un gran abrazo.

    Towanda: En mis Laboratorios de Escritura Creativa advierto a los participantes de ¡nunca ser "normalitos" en la creación literaria; hemos de magnificar, exponenciar y alterar el flujo medianero de nuestras concepciones y observaciones para que "el futuro lector" sienta algo ¡sienta algo! Eso es lo importante. Gracias por tu lectura. Un abrazo.

    Juan Ojeda: Gracias mil, querido escritor. Insisto que la Literatura ha de servirnos para traer de dimensiones invisibles aquello que ya está ahí y que sólo requiere de nuestro esfuerzo para organizarlo escrituralmente. Esta situación y protagonistas ya estaban en mi mente pero no se habían dejado escribir. Mil gracias, te agradezco a usted su valioso tiempo y tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. El anciano del fuerte

    Un anciano vivía con su hijo en un fuerte abandonado sobre la cumbre de una colina, y un día perdió un caballo. Los vecinos llegaron a expresar su pesar por este infortunio, y el anciano preguntó:

    -¿Cómo sabeis que es mala suerte?
    Pocos días más tarde volvió su caballo con una cantidad de caballos salvajes, y esta vez vinieron sus vecinos a felicitarle por esta nueva fortuna, y el anciano respondió:
    -¿Cómo sabeis que es buena suerte?
    Con tantos caballos a su alcance, el hijo empezó a cabalgar en ellos y un día se fracturó una pierna. Otra vez llegaron los vecinos a expresar sus condolencias y el anciano respondió:
    -¿Como sabeis que es mala suerte?
    Al año siguiente hubo una guerra, y porque el hijo del anciano estaba lisiado no tuvo que ir al frente.

    Filosofo taoista Liehtsé

    Evidentemente esta clase de filosofía permite al hombre soportar unos cuantos golpes duros en la vida con la creencia de que no hay golpes duros sin sus ventajas.

    Del libro La importancia de vivir de Lin Yutang

    Tu relato me ha impresionado favorablemente y me ha hecho recordar esta parabola confirmando que la suerte y la adversidad no existen. La enseñanza taoista por excelencia es la de acentuar el ser sobre el hacer, el caracter sobre los logros y la calma sobre la acción.

    Toda mi admiración

    ResponderEliminar
  24. MORGANA: De todo hay en esos caminos sinuosos de la creación literaria, Morgana querida, historias hilarantes, reflexivas, eróticas, picarescas, de aventura, románticas, en fin; que nos hace bien -a la literatura- poblarla con todo el mosaico de posibilidades, y si con ello dejamos también un mensaje ¡enhorabuena! Un abrazo y gracias.

    La Zarzamora: Hemos perdido la dimensión de las cosas y el inconformismo viene aplastando nuestra misión en la vida ¡ser felices! Que si amanece, que si el mediodía, que si la tarde, que por qué anochece ¡joooooder! Como dice, nuestro Juan Ojeda, mucha lamentación, mucho inconformismo, y no vemos que otros están peores. No comimos cuando debimos ¡tragedia inminente! No nos atendieron a tiempo ¡me suicido o mato! Por favor. El relato llama a la reflexión. Un abrazo.

    Ene: Te aseguro, amiga mía, que yo soy el primer sorprendido cuando he terminado de extraer este tipo de relatos. Gracias mil por venir. Un abrazo.

    Maribel: ¡Sí, tengo pendiente ir a tu patio! La preocupación de nuestros políticos no es que estalle una crisis (el problema en sí) sino cómo hacer para que la oposición no gane terreno con ello, para mantener su índice de votantes y salir "victimizados de ella". Per ollo al releto llama a le raflexión. Agrazos y bracias.

    María: Sí, querida, hay que provocar la envidia a toda costa. "Ando feliz, amigo mío, ¡tengo gripe!"; ¿Y por eso te alegras? ¡Pues yo tengo tuberculosis! Somos un caso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Magda: Qué lindo que te haya gustado, querida Magda, cuando terminé de escribir este relato pensé en tu continuo esfuerzo por entregar a los demás relatos que construyan y les hagan mirar hacia adentro y no hacia afuera. Gran labor la tuya. Un abrazo.

    Chesana: No sabes, la importancia de que estés aquí, precisamente en este relato, amiga mía, ¡porque tú, valerosa, fuerte, imitable! Entregada a un drama con ese estúpido cáncer, das la cara y te mueves, y reclamas, y no te vences, y luchas, y pones tu entereza para seguir adelante. ¡Ay, cuántos nos caemos con un inocuo virus! Y el mundo se nos cae y un ejército de mimos nos rodean en la cursilería más pasmosa que pueda observarse. ¡Tú eres un modelo a seguir, amiga mía! Gracias, mil gracias por estar aquí y dejarnos tu chorro de aliento. Un abrazo.

    Karras: Mi buen amigo, Karras, gracias por tu comentario. ¿Es tu familia la de la foto de la Encina? Gracias mil por venir, por apoyarnos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. midala: Primero espero que tu revisión del otro ojito haya estado ¡fenomenal! Y que las noticias te tengan tranquila. Segundo, gracias por mi "Torero" y tercero, grandioso que estés con nosotros. Un gran abrazo ¡ah! Y ya no sigas escribiendo con los ojos -recuerda a nuestra Diana Profilio-.

    Diazul: Por supuesto, Diazul, sólo en mi Literatura pueden existir personajes así; tampoco Frankestein, el capitán Nemo, Gulliver, Pinocho o el conde Drácula pueden estar en este plano. Un gran abrazo.

    Mercedes: ¡Ingenioso tu comentario, Mercedes, muy ingenioso! Gracias mil por tu presencia, apoyo, lectura y opinión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. yo Julio que soy la ultima de la cola para saber de que va esta vez BINGOOOOOOOO...creo que quiere decir que todos se alegraban y bebian celebrando la desgracia y alo-mejor la carcel jajaja vaya como se lo cojen algunos uf lo que me queda para aprender ...si si Julio ahora me salgo sonriendo yooooooooooooooooooooooo
    un beso
    Marina

    ResponderEliminar
  28. Es el cuento del mundo al revés. Original historia. Se lee con una sonrisa.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  29. Muy lindo, una joya. En mi opinión, nada brilla tanto en los cuentos como esa gotita, ese olor sutil, esa huella de lo absurdo.
    Me entretuve mucho leyéndolo como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Divertida historia Julio,eres el maestro de lo inverosímil,para estos personajes esta crisis mundial que nos azota deben de ser años de gloria.Me has hecho reflexionar en un punto, ¿podría ser que desear un poquito de infortunio atrajera de alguna manera a la 'diosa fortuna'?,-pero sin forzar como Don Tomás-,como si fuera una especie de ley de Murphy,haré el experimento jeje.Un abrazo maestro Julio.

    ResponderEliminar
  31. Jajajaja
    Que bueno.
    Todos seríamos mucho más felices así.
    Voy a ver si mañana me despiden del trabajo y me paso un mes celebrándolo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Hoy nos dejas un relato muy reflexivo. Porque andamos siempre atesorando patrimonio y riquezas, dejándo que la vida pase sin disfrutarla, tan solo trabajando y generando riquezas (cada uno en su nivel y hasta donde puede, que a veces, es más de lo que en realidad puede), hasta que un día todo de repente se para. El infortunio llega y nadie estamos preparados para él.
    Hemos vivido construyendo y recolectando éxitos, no hemos mirado a nuestros vecinos ni saludado a nuestros compañeros, hemos trepado por la vida sin importarnos los demás...y cuando algo nos para en el camino y nos dice: "Ya, hasta aquí no más", arrebatándonos los tesoros que nos daban una vida miserable sin que supiéramos que a veces, menos es más.

    Y tal vez algún día, posiblemente no muy lejano de seguir en éste camino, nos veamos celebrando el infortunio...somos tontos, tontos sin más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Todo depende desde la perspectiva con la que se miren las cosas. En un momento a Tomás se le fue la lengua y esa desgracia para él, la convirtió en un momento en una situación de felicidad porque iba a ir a la cárcel, una incongruencia total si lo miro desde mi prisma.

    "Las lágrimas no hay que verterlas por el que muere sino por el que nace.". Esta frase es buenísima Julio, el que nace ya viene con el billete de no regreso, y un nacimiento siempre es una alegría. Buenísimo debate tiene esto!

    He disfrutado una barbaridad mi querido amigo, gracias!!

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Nerim: Gracias mil por la parábola del libro La importancia de vivir de Lin Yutang, y, por supuesto, los taoistas, lo tienen muy claro. Occidentalmente te lo digo, reaccionamos mal a nuestro entorno, es más, vivimos divorciados con él. Mil gracias y aprovecho aquí para dejarte un gran, gran abrazo por esos DICHOSOS 5 años de Aniversario de El Cajón Secreto. Mil felicidades. Un abrazo.

    Marina-Emer: Has estado genial, poeta amiga, por tu perspicacia y talentosa interpretación del relato. Celebro que te retires feliz ¡vuelve siempre! Un abrazo.

    mariarosa: Precisamente, amiga mía, y bien dicho "el mundo al revés". Además es literatura, no podemos pretender -es un crimen- que también la Literatura sea tan lineal: nacer, crecer, morir. Despertarse, levantarse, trabajar, dormir. ¡No! La Literatura es otra cosa. Mil gracias por tu lectura. Un abrazo.

    Emanuel Carrizo: El absurdo y lo grotesco, cuando no abusamos de ello, dan un condimento especial a nuestras narraciones. Celebro que lo disfrutara, amigo mío. Un abrazo.

    Bosón de Higgs: Mi buen amigo, qué gusto que nos honres con tu lectura, y nos dejes tus valiosas apreciaciones. Un gran abrazo.

    TORO SALVAJE: Terremoto Crazy andaría feliz en este pueblo, amigo mío. Gracias por venir. Un abrazo.

    Mascab: Pero qué estupenda reflexión nos has servido, querida amiga mía, me siento agradecido que el relato haya disparado ese discurso que hay que aplaudir, ¡es más, te aplaudo! Mil gracias por involucrarte con el relato. Un gran abrazo.

    ion-laos: El objetivo primordial de Hablapalabra es que las narraciones y cuentos aquí publicados "recreen" a mis amigos(as), si en dicha recreación hay un sentimiento de reflexión o cualquiera otro ¡bienvenido sea! Cada quien, lo digo, saca del relato lo que mejor se acomode a su enciclopedia, expectativas y conceptualidad literaria. Un gran abrazo, Ion-Laos, y gracias.

    ResponderEliminar
  35. Genial, el cuento es como un koan. Esas frases plenas de lo paradójico que pronuncian los maestros zen para arrancar de la desidia y el letargo a los discípulos.

    Primero me he reído.
    Segundo, a través de una desgracia pueden abrirse puertas para abrir lo creativo, si antes la vida era rutinaria. El negocio de zapatos seguramente era divino, pero no llenaba mucho a esta familia.

    Tercero: el talento de tu pluma, Julio ha sabido sacar chispas de la situación. Cada frase es un tesoro.

    Incluso los nombres de los personajes son alucinantes. Una semilla para una obra teatral o guión cinematográfico súper interesante.

    No, no es alegrarse de la desgracia: masoquismo. Es otra cosa. Es...ir más allá para poder cambiar de vida, quizás. Para poder ser otras personas diferentes y abrir puertas que antes estaban cerradas.


    Me ha encantado.
    Enhorabuena
    Ana

    ResponderEliminar
  36. Para reflexionar....... Y bueno, no nos amarguemos con cositas, hay que celebrar −atinó Purita.....genial!

    un saludo cordial desde España.
    Isabel

    ResponderEliminar
  37. millll besitosss!!!!No me olvido,solo que no leo..pero os estraño.

    ResponderEliminar
  38. Bue... así como tanta algarabía por una desgracia, no lo sé, pero es una visiòn muy oriental de lo que es la muerte... puesto que para estos, nuestra vida en la tierra es un escenario de paso para llegar al más allá prometido donde de verdad encontrarás la plenitud de tu vida.... lo veo de eso modo. Me gustó leerte, agarras en la lectura desde la primera línea, es un cuento ágil, entretenido. Mis felicitaciones, como simple lectora lo he pasado bien.
    Desde Chile, mis saludos para ti.

    ResponderEliminar
  39. Hola de nuevo, ya veo que tu mente está enrevesada, pero alegrarse de las desgracias, quizás nos hace reflexionar sobre porque no nos alegramos cuando tenemos todo lo necesario y no nos damos cuenta de ello, estos humanos somos raritos y los de tu relato mas, por eso nos llaman eso humanos. Pero yo prefiero alegrarme de una alegría y entristecerme de una tristeza, saboreando un poquito de ambas cosas, el día que llegue a sentir como las personas de tu relato hazme un favor, olvídame.

    Genial maestro ya echaba de menos leerte.

    Besitos y milyuna sonrisas :-)

    ResponderEliminar
  40. Para reflectir sobre o que deveras é importante e com aquilo que nos devemos preocupar.
    Gostei muito do relato, como sempre Julio, fabuloso!

    Um abraço
    oa.s

    ResponderEliminar
  41. Jjajajaja divertido y reconocible historia, he visto grandes negocios incendiarse y claro recibir el dinero del seguro por el maldito corto circuito. Otros en elaf´n se han llevado a varios cristianos vueltos cenizas... Un abrazo mi estimado cuentista.

    ResponderEliminar
  42. Pues si celebran así los infortunios como celebrarán la dicha?. Hoy nos haces reflexionar. Es una forma de decirnos: señores, hay que valorar más lo que tenemos no lo que perdemos, hay que dejar de lamentarse tanto y seguir caminando. Siempre habrá personas que se alegren del mal de los demás e incluso que lo celebren… pero allá cada cual. Siempre hay que ser uno mismo.
    Cuando empecé a leer creí que te habías vuelto loco. Dije: hoy a Julio se le movió la perspectiva. Mi mente no está acostumbrada a esas reacciones,( ni siquiera en la ficción jajaja) me costaba asimilarlo y a la vez que te habría costado mucho trabajo escribirlo, porque pensar así aunque sepamos que sería lo mejor tiene que costar. Pero luego de leerlo dos veces sonreí y me dije: No hay nada imposible para el MAESTRO esto para él es un paseo. Escribiste un relato que tendremos que recordar muchas veces a lo largo de nuestra vida. GENIAL, como siempre. Un bessito

    ResponderEliminar
  43. ¡Huy, huy Julio! no puede ser. No he podido parar de alegrarme de esas calamidades. Esto no me da buena espina. Como que me ha gustado muchísimo tu relato de desgracias, claro que tambien podría ser que me estoy convirtiendo en demasiado condescendiente con los avatares de la vida.
    ¡Uff, no se! voy a tener que darle una vuelta a todo esto y pensar en ello.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  44. Alegrarse con el infortunio, buena suerte, mala suerte... ¿quién sabe lo que es cada cosa que nos sucede?
    Dicen que cuando una puerta se cierra, otra se abre.
    Me asombras con tu prodigiosa imaginación. Un saludo

    ResponderEliminar
  45. Bueno...,
    en mi país el sr Zapatero tardó en reconocer que estábamos immersos en medio de la susodicha crisis mundial..,(¿que tal esooo?)cuando todos sabíamos que la tal crisis estaba haciendo estragos en la banca nacional y extrangera...,y lo peor: en el humilde trabajador y su família, que veían sus trabajos como un futuro incierto.., y sus hipotecas aumentando cada mes, con el consiguiente riesgo de perder su único bien preciado, por lo que estan luchando toda su vida.., y el consiguiente desáucio físico y moral.
    ¡Ay que ver..!..,¡¡y todo por acallar durante "un rato más a la dichosa oposición de turno",que ya alzaba su voz pidiendo la cabeza del Presidente del partído "de turno"...el tal sr. José Luís Rodriguez Zapatero..(Dios lo coja confesado)
    Ya sabes..., las triquiñuelas de la política y sobre todo de la Banca.., que al fín de cuentas es la que gobierna un país..¡jo!

    Oyeee...¡¡pues sí que me has hecho comerme el "tarro" con tu relato..coj..s!!

    ¡¡Bil mesos!!

    ResponderEliminar
  46. Julio, yo esque tampoco me hago a la idea de un ser humano alegrándose de las desgracias jaja.
    Una interesante reflexión la que propones amigo.
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  47. Ana Muela Sopeña: Bien has dicho, poeta, ¡es ir más allá! Si alguna pretensión tuviera el relato es mostrar el "extremado extremo" de una situación peculiar. No reconocemos que "nos ahogamos en un vaso de agua" ni que nuestros yerros son asunto nuestro y no mala suerte o conjuro de los demás. Mil gracias por estar con nosotros, Ana. Un abrazo.

    BESANA.(Isabel/María): Insisto en el estiramiento que el autor de turno hace de las situaciones, no para dar una lección a los protagonistas -que ellos son autónomos- sino par leerles en otra clave. Un gran abrazo hasta España.

    midala: También nosotros te extrañamos, Midalas, de eso que no te quepa la menor duda. Ya estarás bien, la vida retomará su cauce y volverás a tu producción, lo que sí admiramos es tu buen humor, tu positivismo y tus ganas por ganarle a tus dañados ¡hoy sanados! ojitos. Un gran abrazo.

    cielo claro: Celebro que la pasaras bien, es el humilde objetivo de Hablapalabra, abrazarte cálidamente con todos nuestros amigos y amigas escritores(as) y que te quedes. Un abrazo hasta Chile.

    Simplementeyo: Qué estupendo verte de vuelta Simplementetú, tenerte por acá es muy, pero muy bueno para Hablapalabra. Un gran abrazo y que estés muy, pero muy bien.

    OceanoAzul.Sonhos: Gracias por tu comentario, poeta dulce, y gracias por tu crónica de viaje por las europas, pero más agradecidos por tus fascinantes poemas. Un abrazo.

    Leticia: Celebro que disfrutaras del relato, que eso es un relato. La Literatura, insisto en ella, es el medio que tenemos para traer a esta parte -física- lo más improbable de la vida. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Es usted, Julio, todo un maestro del relato. ¡Bendito sea por su dominio extraordinario de la palabra, la cual, merced a su persona, debe de estar encantada de servir a tan prodigioso amo!

    Un saludo,
    Federico

    ResponderEliminar
  49. MEN: El valioso cometido -que propones del cuento: "Señores, hay que valorar más lo que tenemos no lo que perdemos, hay que dejar de lamentarse tanto y seguir caminando.". Lo he aplaudido y abrazado porque me parece una síntesis moralizante. Y te confieso, no fue tanto la dificultad en escribirlo, sino en asimilar si aquello que fluía sería un recreo o un agresor al lector, pues que he corrido el riesgo y aquí nos tienes, compartiendo las distintas opiniones -tan enriquecedoras- que ha promovido este Feliz desgracia. Mil gracias, MEN por tu apoyo. Un abrazo.

    Rosi: Gracias mil, amiga mía, es Literatura, simplemente Literatura. El Conde de Montecristo, Los Miserables, Hamlet, Pinocho, Hansel y Gretel, no ocurrieron en la vida real, al menos ¡no tan específicamente! El autor recoge de su interior LA MEMORIA DE LAS EMOCIONES y se echa a andar los caminos de la creación literaria, nada más. Un gran abrazo.

    Chelo: Una fábula, amiga mía, eso ha sido todo esto. No necesariamente hay comunidades de este calibre, todo fue una propuesta literaria. Un gran abrazo y gracias por tus publicaciones. Exquisitas. Un abrazo.

    Maribel Cano: El señor José Luis Rodríguez Zapatero será recogido -de eso no hay duda- especialmente cuando su momento llegue. Tus reflexiones sobre la crisis en tu país puede, muy bien, trasladarse a cualquiera de esta América bastarda en la que -también- el poder económico y el político siguen asfixiando a una tarada población que SIEMPRE apuesta a ellos. Bil mesos y machos mus.

    Luis Fernandez Duque: Sé que es difícil visualizar una situación como la planteada en Feliz desgracia, poeta amigo, pero, insisto, es literatura. A mí, aún hoy en día ¡se me hace grotesco! ver a un lobo hablando con una niña, o a un conde chupando la sangre de sus deseables. Un gran abrazo, y gracias.

    ResponderEliminar
  50. Hola Julio!!!!

    Por fin estoy leyéndote de nuevo!!!!! y me alegro mucho de verte,ya veo que sigues escribiendo maravillas...siempre!!!!

    Hay que sonreir cuando las cosas van bien y sobre todo cuando van mal.

    Un abrazo bien fuerte amigo mío!!!!

    ResponderEliminar
  51. Este reino del disparate tiene un fondo muy genial, Julio, quién sino usted para crearlo?
    Un abrazo, un placer como siempre leerlo.

    ResponderEliminar
  52. Parece el cuento al revés... nunca conocí a nadie que se alegrara por las desgracias, y muchisimo menos si son propias...
    perder todo lo que se tiene y alegrase es un dislate tan grande como surrealista...
    Pero sinceramente a veces pasa, dios da pan a quien no tiene muelas... y así es... algunos nunca les pasa nada, y otros, llevan tras su espalda un millón y medio de desgracias, propias y ajenas, sobrevenidas o buscadas...
    Y es que los hay con suerte!

    Un abrazo gigante Julio.

    ResponderEliminar

Ahora te toca hablapalabrar