miércoles, 7 de septiembre de 2011

Anónimos homónimos

Hereuta Nobilis es un libro del siglo XII (de autor desconocido) en el que se narran hechos que tuvieron lugar en el reino de East Anglia, para ser más precisos, en el convento de monjas del pueblo Heresthy.
Pero Kenneth Dijon −el autor de “Una rosa entre las brasas”− sostiene en su nueva publicación: “Una brasa entre las rosas”, que el autor de Hereuta Nobilis es un monje Bernardino llamado Kenneth Dijon quien en 1170 se opuso al ingreso de mujeres en la Orden militar de Santiago aunque la adopción de la Regla de San Agustín en lugar de la benedictina, fuera más flexible para las mujeres en relación a la clausura y otras libertades, mismas que San Bernardo prohibía enfáticamente, como el que una mujer fuera barbera −por ejemplo−, herrera o carpintera, oficios que, sin embargo, eran indispensables dentro del claustro de la vida monacal.
Kenneth Dijon −quien no tiene ningún parentesco con Kenneth Dijon del siglo XII− asegura que el autor de Hereuta Nobilis tuvo que denunciar en secreto que las doncellas, viudas y casadas ejercieran su derecho al claustro pero convenciendo a sus partes masculinas para que hicieran lo mismo y tener dos vidas, la oración y los encuentros nocturnos.
Aprovecha Kenneth Dijon −quien no tiene ningún parentesco con Keneth Dijon del siglo XX− su observación en Heresthy para asegurar que “esta forma de religiosidad contemplativa, solitaria y retirada, brindaba además, la posibilidad de unirse a una orden mendicante con mayor contacto con el mundo, y que las señoras tuvieron una vida más o menos libre.”.
El mundillo editorial ha celebrado el descubrimiento del autor de Hereuta Nobilis y ha urgido a Kennet Dijon a que revele sus estrategias sintáctica, semántica y pragmática, así como su análisis semiótico que lo llevaron a solucionar la identidad de Kennet Dijon como autor de Hereuta Nobilis.
En respuesta a estos requerimientos Kennet Dijon ha anunciado que toda la recopilación sobre Kennet Dijon será expuesta en su nueva novela “Brasas y rosas entre ellas” que escribe actualmente, no sin antes aclarar que nunca tuvo ningún tipo de correspondencia con Kennet Dijon del siglo XII y que él −Kennet Dijon del siglo XX− es totalmente ajeno a las declaraciones de Kennet Dijon del siglo XII, aún cuando “Brasas y rosas entre ellas” así lo sugieran.

55 comentarios:

  1. Este texto es una clase de literatura express, gracias por el servicio maestro,
    que bello ver sonreír en forma de laberinto, también hilvanar una mueca, disfrutar de esta exquisita construcción,

    Abrazos amigo!

    ResponderEliminar
  2. Es un embrollo de lo más vivificante para la memoria artística.
    Menos mal que no hubo heterónimos... sonrío.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este salto a través de la historia y la literatura, Julio.

    He de leer varias veces este texto para ver un poco más...

    Abrazos
    y Enhorabuena
    Ana

    ResponderEliminar
  4. Viajar -de alguna forma-.

    Besos, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Este Kennet Dijon era un chivato, mira que denunciar a unas mujeres que simplemente ponían en práctica lo que tanto recalcó Jesús en su primer mandamiento: "Amaos los unos a los otros ..." además en plural ... ja ja ja

    Felicitaciones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Kennet Dijon le dijo a Kennet Dijon, que no dijera por ahí, que las monjas eran noctambulas y se encontraban en sus paseos con unas partes masculinas deseosas de entrar en acción...

    A ver, vamos a ver comienzo de nuevo...que las rosas estaban entre las brasas, pero las brasas, a veces, se colaban entre las rosas...no creo que no...

    Uf!! voy a leer otra vez, esto para éstas horas y con tanto no parar!!

    ...pero qué dijo el tal Dijon???

    FAbuluso el anónimo homónimo. Un rompecabezas!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustó conecer um poco del libro Hereuta Nobilis.
    Gracias por partillar connosco.
    Besitos dulces

    ResponderEliminar
  8. Julio:
    me gusto los entretelones del libro Hereuta Nobilis, gracias por desasnarme¡.
    ¡menos mal que eran Anònimos¡
    Este Kennet Dijon era un buchòn.
    besos amigo

    ResponderEliminar
  9. Julio, me quedo sin palabras ante tan sorprendente y magistral relato. Más solo tengo que felicitarte por tu gran originalidad y sabiduría.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  10. Julio, espero ansiosa el próximo libro de Dijon, "Rosas abrasadas" muy bueno, me hizo reir, gracias.

    ResponderEliminar
  11. Ma gis tral... sin más palabras

    pero un abrazo sí :)

    ResponderEliminar
  12. Qué original, tratas con mucha sencillez conceptos que serían muy difíciles de abordar de cualquier otra manera. En mi opinión, eso es una de las cosas que define a un buen escritor, la capacidad de simplificar lo complejo; en este caso, a través de esta paradoja.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Un rompecabezas interesante, desde luego...

    Seguramente el escritor vivió en varios siglos aunque no se había dado cuenta o...quizás nos.

    Lo curioso es que este relato nos deja pensando con una sensación de paradoja muy acusada.

    Un abrazo grande
    Ana

    ResponderEliminar
  14. Pues yo digo que es mentira..,que este kenneth Dijon(tiene apellído de pimienta)si tiene información de primera mano del Kenneth Dijon del siglo XII,que se mensajean por facebook,y que incluso se ven a escondidas con las tales monjas de clausura..,tan libres ellas.
    Y despues quedan para cenar unas carnes a la brasa en "El rosal braseado".....;pero no te voy a revelar mis fuentes.jeje!

    Bueno, bueno...,¡menudo trabaluengas...digo trabalenguas!,esto si que es un lío(coliente de agua que diría un chino)y lo demas es nada.
    Me lo he pasado de arte leyéndolo y releyéndolo.
    Eeeehhh...una preguntita:
    ¿Existe de verdad ese "Hereuta Nobilis" y las entregas de las brasas rosas esas?jajajajaj!!

    Enhorabuena por tu relato-artículo de hoy.
    Me has hecho pasar un buen rato leyendo...gracias.

    Te envío un Nobilísimo abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Julio!! Me gustó mucho esta clase mixta, historia y literatura. Cuando visito tu blog siempre me sorprendes. Gracias por compartir interesantes y atrapantes relatos.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  16. Y vaya con el rompecabezas, calro que a la mejor y laberinto o quizá una espiral, ¡Eso es! una espiral intemporal que temina en un cuento entre Kennet del siglo XII y el del siglo XX.
    Así que si no dejo comentario no me dejas comentario...vas a ver Julio.

    ResponderEliminar
  17. Nada más lejos de mi intención que incomodarte con mi comentario, Julio; tu análisis ensayístico es brillante y aporta luz a uno de los temas histórico- literarios que siempre me ha fascinado, pero me temo que has obviado una información clave. Para que la descubras, te recomiendo encarecidamente la relectura del historiador Heterodoto y de los clásicos Hermáfrodos de Tineo y Apretágoras de Morbos. La base y la verdad del "Hereuta Nobilis" se encuentra en los clásicos, amigo mío.
    Un abrazo, y... no es necesario que me des las gracias por esta información clave que te doy. Ha sido un placer ayudarte.

    ResponderEliminar
  18. Por fin me ha quedado claro.
    Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Me quito el sombreo Julio,todo un despliegue de información de la buena.
    espero que te llegara la invitación.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar
  20. Acabo de entenderlo todo!!!! Esto es una saga de libros de esos que tanto se lleva ahora de primera parte, segunda, etc,
    las rosas son las monjas....las brasas, son los monjes...
    "una rosa entre las brasas" narra los escarceos de una novicia que se coló en un convento de monjes....
    "una brasa entre las rosas" narra los escarceos de un monje que se hace pasar por novicia en un convento de monjas.
    "Brasas y rosas entre ellas" narra como se fusionaron ambos conventos convirtiendose aquello en una especie de Sodoma y Gomorra monacal...
    Estaba muy claro desde el principio Julio ja, ja,ja,.

    ResponderEliminar
  21. Yo metería a los dos Kenneth Dijon en la cárcel(al del siglo XII y al otro que no tiene nada que ver con éste)y no saldrían hasta que se aclarara el embrollo osea lo más parecido a una cadena perpetua.Gran relato donde descubrimos una vez más la dificultad de ser mujer en determinadas épocas de la historia.Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  22. Excelente como siempre, sin palabras, interesante manera de hilvanar, historia, y literatura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Menos mal que Kennet Dijon(s.XX) nada tenía que ver con Kennet Dijon (s.XII), excepto el nombre. Más que nada por su fijación en impedir a las mujeres ejercer en lo que les diese la real o plebeya gana. El del s.XX, con sus libros de rosas, no hacía más que dar la brasa diciendo el nombre del autor de Hereuta Nobilis y todo para colgarse alguna medalla, que lo sé yo, por llamarse igual que él y a ver si podía llevarse algún bocado por los derechos de autor. ¡Maña mía! "El Lazarillo de Tormes" lleva siglos siendo anónimo y, según mis más recientes investigaciones, lo escribió una tal Merche Marín (s.XVI) y yo me callo para que no diga la gente que me quiero aprovechar. Y bueno, también...que yo no sabría hacer tanto análisis semiótico, que eso también cuenta.

    Tengo un amigo que sabe mucho de todo esto. Se llama Julio. Tal vez me ponga en contacto con él y entre los dos nos decidimos a lanzar esta bomba literaria.

    Besicos, guapo. Eres un portento, un fenómeno sociolingüístico.

    ResponderEliminar
  24. Juan Ojeda: Qué decirte, amigo mío, que no me quedó claro quién de estos Kennet Dijon hablará con la verdad y si el Kennet Dijon quizá sólo es una invención de Kennet Dijon, o algo así. Un abrazo.

    La Zarzamora: Agradezco tu lectura, tu llegada y comentario. Déjame, en nombre de mis compañeros escritores y escritoras darte la más calurosa (¿sonó cursi?) bienvenida. Es un honor que nos acompañes. Un abrazo.

    Ana Muela Sopeña: Aquí estará Hereuta Nobilis, querida poeta, para que le leas las veces que tu tiempo y voluntad te lo permita; aclaro, sin embargo, que todo es ficcional, no hay un sólo hecho real. Un gran abrazo y gracias por tanto.

    Ene: Así es. Al menos yo, no conocía East Anglia, ni el dichoso convento. Mil gracias por estar. Un abrazo.

    Jessenia: Kennet Dijon del siglo XII era, ciertamente, muy absolutista y observador de las reglas sanbernardinas. Un abrazo, amiga mía.

    Mascab: Te lo digo, amiga mía, le he dado vueltas al texto y al final no encontré más decires de Kennet Dijon, a menos su referencia sobre las prohibiciones a las "señoras enclaustradas -a ratos-". Un gran abrazo.

    Marly Bastos: Mi querida poeta, debo advertir que el libro Hereuta Nobilis no existe, nunca existió y no voy a escribirlo sólo para que los Kennet Dijon tengan esa "apañada" sociedad.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Que locura Julio!!! Hoy estoy un pelín espesa, jajaja

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  26. y entre brasas y flores nos llevas como una veleta por tus vientos enrevesados y entreversados; como siempre, por otra parte, maestro.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Buenísimo, Julio!!!! Has tejido la historia maravillosamente.
    Se comenta por ahí... que hay una versión gauchesca sobre el tema. El gran escritor argentino, Martín Fierro Dijon -Dijon, por parte de madre- a quien se lo conocía en el campo como "el quenet" -vaya a saber por qué- da sus apreciaciones sobre el asunto en su famoso ensayo: "Rosas al asador".
    Igualmente, no dudes en avisarme cuando salga a la venta “Brasas y rosas entre ellas”, ha de ser revelador.
    Un fuerte ABRAZO!!!!!!

    ResponderEliminar
  28. Al fin alguien dilucida parte de la historia!
    Uf,que destejimiento,que desenredar lo enredado del asunto,qué clarividencia!
    Ja,ja,ja
    Buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Norma Ruiz: Celebro que hayas disfrutado esta historia, apreciada amiga, y les felicito además por su encuentro de escritores el pasado 2 de Septiembre, y les insto cariñosamente a no perder el contacto y a renovarlo las más de las veces posible. Un nobilísimo abrazo.

    Rosa Mª: Es bueno que te haya gustado, que lo hayas disfrutado y sonreído con las "aventuras de investigación y editorialistas" de este Kennet Dijon. Un abrazo.

    maria cristina: Por si a Dijon (siglo XX) no se le ha ocurrido el nombre de su próximo libro le sugeriré el tuyo: Rosas abrasadas ¡genial! Mil gracias por tanto, amiga, un abrazo.

    MariluzGH: Mu chas gra cias. Sin más palabras, poeta, que un... Un a bra zo.

    Aníbal Jaisért: Aprecio tu comentario, querido poeta, y, ciertamente sin ánimo de darte toda la razón, estos temas son densos y hay que limpiar un poquito su entorno histórico. Tengo la suerte que nos ha ido bien. Un abrazo.

    Ana Muela Sopeña: No está mal tu tesis de que el Kennet Dijon del siglo XX sea la reencarnación de aquel del siglo XII y no lo sepa ni lo presienta, pero se reconoce en Hereuta Nobilis. Un abrazo.

    Maribel Cano: Haces bien en no remitirme las Fuentes de tu información, querida Maribel, porque allá iría a comprobar tus afirmaciones, que, te digo, no están tan disparatadas. Sobre tu pregunta, amiga mía, Hereuta Nobilis es un compendio que tiene en su poder Kennet Dijon que, en su momento realizó muchas copias y las regó por ahí, luego salió con ¡ya di con el autor! Y sobre su trilogía: Una rosa entre las brasas, Una rosa entre las rosas, y Brasas y rosas entre ellas, es una colección apetecida por el autor de Hablapalabra pero que nunca he encontrado en ninguna parte, así que, ya que tienes estupendas fuentes (me lío también como tu chinito) ya sabrás cómo encontrarlas. Gracias por tus aportes geniales, Maribel. Un gran abrazo. Nobilísimos, Heréuticos y bernardosos y dominiquientos abrazos.

    ResponderEliminar
  30. Gabriela Maiorano: Te aseguro, poeta, que el primer sorprendido soy yo, porque "arranco de una frase, una imagen... y por ahí me voy escribiendo" (Créeme). Luego viene todo el ir y devenir de los personajes hasta desembocar, las más de las veces en un final. Mil gracias por estar y acompañarnos. Un abrazo.

    Leticia: Las dos figuras me gustan, querida poeta, Laberinto y Espiral, bien graficas. Sobre visitas y comentarios, te diré, confieso que no tengo tiempo -a todos nos tiraniza- y, para resolverlo di en la buena medida de ir a visitar a quienes me visitan, así cumplo con la máxima de Kennet Dijon: "Quien no me lee es porque no le gusta mi libro", y otra es: "Quien lee mi libro es porque lo ha abierto". En fin, así funcionábamos en el siglo XI. Un gran abrazo.

    Mercedes: Excuso decirle a mi escritora favorita que fueron consultados, no sólo Heterodoto, Hermáfrodos de Tineo y Apretágoras de Morbos, sino también la autora Mercedaria que me suscribe, y que más fiel a la historia de Hereuta Nobilis anda Helódroto quien asegura que fue Verne su autor, aunque según Bergman, hay un Díaz-Escamilla quien fue Julio según Helódroto y César según Bergman. Ya verás pues que las gracias habrá de dártelas Kennet Dijon del siglo XII porque Kennet Dijon del siglo XX no te ha creído nada, yo sí, que conste.

    TORO SALVAJE: ¡Divertido y genial, amigo mío! Gracias por prestarte al juego. Un abrazo.

    MORGANA: Tengo ya la invitación, amiga mía, y celebro que hayas disfrutado de toda esta información que no sólo es "de primera" sino "la más contundente" sobre Hereuta Nobilis. Un abrazo.

    METAMORFOSIS: ¡Pero cómo has podido penetrar un misterio tan formidable del autor! ¡Cómo has podido desentrañar tan fácilmente el críptico discurso del escritor! Y no, querida, no estaba todo claro, todo lo debemos a tu febril talento que ha dejado las cartas bien volteadas sobre la mesa. Felicitaciones. Un abrazo.

    Bosón de Higgs: Toda vez en la dicha cárcel no hayan mosquitos (zancudos) como en tu casita, amigo mío, considero que no tendrán inconveniente en dar en ella. Y tienes mucha razón, el machismo hizo dura la vida de nuestras mujeres -y aún la hace-. Gran abrazo, amigo mío.

    Magda: Nada mejor que saber que te retiras satisfecha de la lectura y los sucesos. Mil gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Julio, un texto brillante, hipercreativo. Además con esa pizca de ironía que le da un color y un sabor especial. ¡Encantador!
    Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar
  32. merche marín: No habría podido llegarse a mejor conclusión que la tuya, poeta, y como si estuviera viendo la vanidad y glotonería de Kennet Dijon (s.XX) más deseoso de protagonistas que de esclarecer los hechos. Algún rumor había llegado a mí en torno a esta Marín (s.XVI) relacionada con El Lazarillo de Tormes, y mejor, estarnos quietos por el momento, porque cuando hagamos el análisis semiótico -que te gustará- la verdad saldrá a la luz y, aunque quieran dilapidarte por la irreverencia, por ahí andará tu chico cobrando las regalías de autor.
    Sobre tu amigo Julio, que dices que sabe tanto, pregúntale dónde nació Kennet Dijon (s.XII) y cuál es el signo astrológico de Kennet Dijon (s.XX), ya verás si sabe, te lo digo, éste sólo hablapalabrea, y nada más. Un abrazo poeta, mil gracias por tu gran aporte.

    Rosa: Eso es, poeta, ¡una locura! Me he aliviado cuando he puesto punto final a esta historia ¡que están locos los dos Dijon! Un abrazo grande.

    kynikos: Es la mecánica fabular, amigo mío, ella nos conduce a su antojo por los vericuetos de la palabra y sus significados. Un gran abrazo y gracias, gracias por estar.

    ResponderEliminar
  33. Diana Profilio: Pero esto es lo de nunca acabar, posteriormente de dar a publicación este Hereuta Nobilis me llegan documentos en los que se asevera que el segundo apellido del señor Martín Fierro era Profilio -por parte de
    parte de madre de origen francés- y sí, ciertamente se lo conocía en el campo como "el quenet", porque no podía pronunciar el "¿Quién es? sino su: ¡Qué'net!" Sobre Brasas y rosas entre ellas, tengo la ruda noticia de comunicarte que ha desistido de publicarlo porque en él menciona a Julio Díaz-Escamilla que jugaría en contra de su fama y prestigio. Un abrazo gigante, escritora amiga. Gracias.

    Marinel: No han sido en vano las horas de escudriñar tanto documento mental, querida amiga, tanto protocolo subconsciente para dar con la verdad de Hereuta Nobilis. Espero que la posteridad aprecie este esfuerzo y veracidad y no digan que fue un asuntillo de bloggers. Mil abrazos y gracias, Marinel.

    Susana Inés Nicolini: Gracias, poeta, vaya hasta Buenos Aires nuestro abrazo cordial y mis mejores deseos porque todo en tu vida vaya muy bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Uffff...esto parece una espiral infinita...cruzaré los dedos para no encontrarme con ninguno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Me encanta leerte Julio, al hacerlo, entro de lleno en tus escritos. Magnífico.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  36. Ejem… que decirte que no te haya dicho ya… jajaja. Tu poder de juego con las palabras es tan fuerte como el de tu imaginación que nos vuelve locos entre los dos Kenneth de siglos diferentes y las rosas a la plancha, uf perdón a la brasa y el libro ese de Hereuta Nobilis que nos cuenta secretos. Genial como siempre. MAESTRO, me volviste loca durante un buen rato...pero eso tu ya lo sabes… jajaja. Un bessito

    ResponderEliminar
  37. Huy, madre mía, Julio, vaya lío que has montado con el Kenneth Dijon del s. XII y el del XX, jeje, la verdad es que resulta un placer venir a leerte, porque siempre salgo de aquí con una sonrisa de oreja a oreja, con tus ocurrencias, jajaja.

    Recibe un gran beso y disfruta de un muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  38. los pucheros de kasioles8 de septiembre de 2011, 15:34

    Hoy si que me has dejado las neuronas alborotadas.
    Tengo una empanada mental (no tiene que ver nada con la gallega)que me está obstruyendo el pensar en la trilogia florida: brasas rosas, rosas brasas, y entre ellas rescoldos y rosas.
    Dejemos que cada uno cumpla la regla de San Bernardo a su manera, que oren et laboren, de día y de noche¡qué más nos da!
    El libro Hereuta Nobilis del siglo XII me anda en la cabeza, intenté buscarlo, no lo encontré ¿Será que en mi librería sólo tengo incunables?
    Me voy a la cocina.
    Abrazos en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  39. Interesante como todos sus trabajos.
    Tengo que reconocer, aquí también, que su blog nos ofrece relatos muy variados y jamás se ha permitido estructurarse bajo un sólo estilo.
    Por eso debe ser que siempre es capaz de entretenernos con cualquier tipo de historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Este texto le hace verdadero honor al nombre de tu blog. Habló la palabra y cómo!!!... excelente manejo del lenguaje que lleva al lector a prestarle mucha atención al texto, que en ningún momento del juego pierde consistencia. jajaja no soy critica literaria ni mucho menos... pero me ha salido este comentario....

    Muy bueno Julio!! me gustó mucho!!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  41. Julio...por enésima vez me sorprende tu ingenio...un rompecabezas para ejercitar la mente... te felicito con un enorme abrazo. QDTB.

    ResponderEliminar
  42. Como no puedo leer te mando cien mil besos y otras cien mil gracias.Seguro quees bueno y tendria que gritarte toreroooooooo,la plaza se levanta ante vos y le entregan la oreja ,el rabo y los dos ojos de midala que ven mal jajajajajajajajajja.besitosssss

    ResponderEliminar
  43. Al igual que en estos tiempos actuales, los del clero predicaban para la práctica de los demás y de la cual ellos mismos se excluían. Han pasado siglos y la hipocresía eclesiástica lejos de curarse me atrevería a decir que incluso ha avanzado. Tu texto me resulta revelador, profesional y de gran valor para el aprendizaje. Pero repito, no me ha sorprendido. Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  44. Fascinante! Que importa quien dijera la verdad , lo fabuloso de todo es el interés que despierta ,esa capacidad de atraer al lector a sumergirse entre aguas de incertidumbre y que son la huella de una mente prodigiosa.Felicitaciones!

    Estimado Julio un placer leerte!

    Un fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Tú sabes que yo soy muy torpe para tales laberintos como este que le lei ayer y hoy de nuevo pero por no meter la pata yo entre anónimos y homónimos no me quedé con nada en claro y prefiero que me lo juzgues y me des paso...sabes que soy una romantica
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  46. Aún no puedo leeros,pero si daros las gracias y deciros que estoy encantada de que gireissssss en mi carrusel!!!!!!!!!!!!!!Milllllll besosss
    Maestro de la plaza...me muero por leer este follón que tiene aquí usted montado con anonimos y homonimos....sabeeeee diosss lo que escribio!!!:):)Solo paso a darle mil nbesos con los ojos cerrados jajajjajajajajja

    ResponderEliminar
  47. Imagina, si ya me cuesta seguir el hilo de los cotilleos en la comunidad de vecinos: a la amante le pregunto como esposa; a la esposa la llamo con el nombre de la amante; al amante lo confundo con el cornudo; al cornudo le adjudico el título de travesti que en relaidad es actor de un cabaret, padre de cuatro hijos, y pensaba que el amable señor uniformado que me abre la puerta se llamaba Edelmiro, cuando en realidad su nombre es José Luis, y Edelmiro es el fontanero. Después de tanto tiempo ahora comprendo por qué nunca respondía cuando le llamaba (te aseguro que no es broma).
    ¿Comprendes por qué has sentido mi grito con el segundo Dijon? ¡Y yo pensando en la mostaza!
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  48. Fantástico juego de palabras, de idas y venidas, arriba , abajo, rosas dentro y fuera de las brasas, sobre, contra y con...

    Eres un maestro de la palabra.

    Un abrazo gigante, amigo y maestro.,

    ResponderEliminar
  49. ion-laos: Lo mismo estoy haciendo yo, amiga mía, cruzar los dedos para no toparme de nuevo con estos Kennet que me han metido en semejante disparate. Un gran abrazo.

    Luis Fernandez Duque: Esa es la idea, apreciado poeta, que el lector deje por un momento su rol de lector y ¡viva! lo narrado. Un placer apoyarte -como siempre-, y gracias por estar aquí. Un abrazo.

    MEN: A todos nos ha vuelto locos este Hereuta Nobilis, eso te lo aseguro, sobre todo porque toda referencia del libraco nos devuelve a Hablapalabra ¡sólo aquí existe! ¿Y entonces? Me he preguntado. Por qué tanto alboroto con Kennet Dijon (s.XX) que ha dado con el autor, un tal Kennet Kijon (s.xii). En fin, gracias por venir, MEN. Un abrazo.

    Mayte_DALIANEGRA: Ese el término ¡un lío! Pero no el que he montado, sino el que han producido estos Kennet Dijon de siglos diferentes. Mil gracias por tu visita. Un abrazo.

    los pucheros de kasioles: Por la "empanada salteña" -que tienen mucha fama en este país- que se me ha armado a mí escribiendo este relato es que te comprendo amiga mía. Y, ya lo dije, Hereuta Nobilis sólo se encuentra en Hablapalabra, lo cual me resulta muy sospechoso. Sí, mejor ir a la cocina a divertirnos con tus recetas. Un abrazo grande.

    Emanuel Carrizo: La promesa de Hablapalabra, escritor amigo, es no ser TEMÁTICOS, luego no ser ESTRUCTURALISTAS y tres CONSIDERAR a los estupendos escritores y escritoras amigos que me honran con su presencia. Mil gracias por estar aquí, un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. soy beatriz: Para no ser crítica literaria has desplegado una sensibilidad propia de tal oficio, se te felicita. Y, ciertamente, digo, cuando la epistemología (discurso) tiene visos aplomados, "serios" y congruentes, cualquier historia es "verosímil" aunque el autor -en este caso, yo- revele con humor que todo es una febril broma escritural. Un abrazo y gracias por estar y dejarme tu "crítica literaria".

    Cinarizina: Gracias, poeta, se hace lo que se puede. Aprecio grandemente que te agrade el trabajo de Hablapalabra y no te defraude nunca. Un gran abrazo hasta nuestra grande Managua, Nicaragua.

    Anónimo: No sabes, amiga mía, la falta que nos han hecho mis "torero", pero ahora lo importante es que sigas las prescripciones médicas y repongas esos ojitos. Ya -me place- has pasado lo peor, la parte quirúrgica, ahora a cuidarte mucho. Un gran abrazo.

    Karras: ¡Qué te parece, amigo mío! Toda una historia con mucha tela para cortar. Aprecio grandemente que no te haya sorprendido, pero que siempre estés con nosotros. Un abrazo.

    Raelynn: Aunque lo más importante para Hablapalabra, es que tú estés aquí, que disfrutes la lectura y nos dejes tus pareceres. Un infinito abrazo.

    Marina-Emer: Apreciada poeta, lo que pasa es que tú eres de versos sensibles, románticos y bellos, estos enredos escriturales están en otros terrenos que no te apetecen, y sin embargo, qué lindo es tenerte siempre apoyándonos. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  51. midala: Eres un encanto y gran amiga, Midala, aunque desobediente, pero un encanto, sí, señora. Tu carrousel es fantástico y todos lo sabemos. Otra vez, mil gracias.

    Eduardo: Tu comentario merecería una entrada, te lo aseguro, poeta. Ciertamente es divertida tu confusión, sobre todo con el señor cornudo y el travesti ¡para matarnos de la risa! Mil gracias, Eduardo, por tu valioso apoyo y permanencia en Hablapalabra. Un abrazo.

    Gala: Me parece bien que te hayas divertido (sobre todo tu juego con preposiciones) leyendo este relato, Rebeca querida. Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  52. Me he mareado de lo lindo. Lo leí varias veces y el resultado, aplausos y felicitaciones.

    mariarosa.

    ResponderEliminar
  53. Hola Julio,he leído tu artículo sobre es reflexión de lo vivido en los conventos , escrito por estos anónimos honónimos, y el último creo que se ha aprovechado de la circunstancia de lo cual me parece muy bien y en "Brasas y rosas"hay algo, pero que yo no creo que lea.....bueno, igual si, ya tu ves que siempre es interesante saber todos esos embrollos que ha habido hay y habrá en los conventos
    Amén
    Gracias por tus datos que son bastantes interesantes.Un saludo

    ResponderEliminar
  54. Julio, estuve leyendo tu relato detenidamente y es asombroso lo que transmite, no solo por la originalidad, sino por sumergirnos en un tiempo y espacio, donde nuestra imaginaciòn vuela sin parar.

    Excelente.
    buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  55. Es algo como la vuelta al mundo en velocidad y tiempos de máxima

    atención.No es fácil seguir el relato.Me obligas a la concentración

    total !!! Bravo. Abrazo, Liliana

    ResponderEliminar

Ahora te toca hablapalabrar