martes, 4 de octubre de 2011

El cadáver está vivo

22:42 horas  El doctor Iturbe firma el Acta de Defunción de Juan Matías Irazú consignando como causa de la muerte: Paro Cardíaco.  20 minutos después su hija Ángela, que esperaba en el pasillo del hospital, es informada del deceso.  23:13 horas El cadáver de Irazú es trasladado a la morgue del hospital para la autopsia de rigor. 23:27 horas Un grupo de médicos, enfermeras y Ángela corren por las rampas para alcanzar el sótano donde funciona la morgue y donde Irazú ha vuelto a la vida.  23:32 horas El paciente es trasladado a una Sala de cuidado intensivo y conectado a oxígeno, suero y sonda vesical.  23:42 horas  El doctor Iturbe ordena al doctor Mondragón que se encargue personalmente de Irazú, a lo que Mondragón se niega ya que esa noche ejerce el puesto de Jefe de Urgencias, pero Iturbe al mencionar “carta de renuncia” le convence de aceptar la tarea. 00:17 horas Ángela habla con su hermano a quien comunica que su padre está en “intensivo”, y que ella se quedará en el hospital. 00:21 horas El doctor Iturbe llama a su secretaria y le pide que archive el Acta de Defunción de Irazú en su Historial Médico.  Su secretaria, la enfermera Marta Valdivieso, recoge el documento y besa en la boca, apasionadamente a su jefe. 00:22 horas El doctor Mondragón atestigua −por la entreabierta puerta− el beso y las manos del doctor Iturbe en las nalgas de la señorita Valdivieso. 00:57 horas Suena una alarma en el teléfono móvil de Mondragón, en el reloj de Iturbe y en el corazón de Ángela. 01:03 horas Los dos médicos irrumpen en la Sala de cuidado intensivo y comprueban la muerte del paciente Juan Matías Irazú.  01:05 horas  El doctor Iturbe ordena a Mondragón que aplique Electrodos en el pecho de Irazú. 01:10 horas Dos enfermeros auxilian al médico de Guardia quien aplica sendos voltajes en el pecho desnudo del paciente. 01:25 horas Enfermeros y médico abandonan los electrodos y preparan el cadáver para que sea trasladado a la Morgue.  01:47 horas Ángela es informada del deceso de su padre.  01:50 horas El forense Beltrán es llamado para realizar la Autopsia en el cuerpo de Juan Matías Irazú, fallecido en el hospital por paro cardíaco.  01:58 horas  Ángela es recibida por Mondragón y éste le explica la sospecha de reminiscentes estados catatónicos en algunos pacientes sometidos a largos tratamientos de Insulina. 02:16 horas  El doctor Beltrán prepara el instrumental para realizar la Autopsia.  02:23 horas Ángela comunica a su hermano el fallecimiento de su padre. 02:36 horas El doctor Beltrán ha trazado con marcador negro las líneas de corte en la cara y el torso desnudo del paciente muerto. 02:50 horas El doctor Beltrán escoge un escalpelo para remarcar las líneas de corte. 02:51:13 horas El cadáver abre los ojos y tose.  02:52:42 horas  El doctor Beltrán llama con urgencia para trasladar al paciente a cuidado intensivo.  03:03 horas Un grupo de médicos, enfermeras y Ángela corren por las rampas para alcanzar el sótano donde funciona la morgue y donde Irazú ha vuelto a la vida.  03:22:03 horas Ángela llama por teléfono a su hermano y le comunica que han regresado a su padre a la sala de cuidado intensivo, le pregunta además si sabe lo de la Insulina.  03:27:07 horas El doctor Iturbe y la señorita Valdivieso entran en el cuarto de Rayos X y apagan la luz.  03:28 horas El doctor Mondragón ha arrugado el entrecejo cuando Iturbe y Valdivieso se han encerrado en Rayos X.  03:47:32 horas Dos enfermeras hacen bromas al no poder introducir la sonda en el flácido glande de un inconsciente Irazú. 03:52 horas El doctor Mondragón aparta a las enfermeras y da un manotazo en el miembro de Irazú e introduce la sonda.  04:26 horas El doctor Iturbe y la señorita Valdivieso salen del cuarto de Rayos X. 05:15 horas Una enfermera despierta a Ángela y le pregunta si desea tomar un café. 05:16 horas Ángela ha aceptado y llama a su hermano y le informa que su padre ha muerto, él le responde que cómo es posible, Ángela reacciona y actualiza sus recuerdos; niega lo primero y le confirma que su padre está en cuidados intensivos. 05:23 horas El forense Beltrán enciende su automóvil y sale del parqueo del hospital. 05:52 horas El paciente Irazú fallece en la sala de cuidados intensivos. 05:56 horas Los doctores Iturbe y Mondragón acompañados de la señorita Valdivieso entran en la sala de cuidados intensivos y comprueban la muerte del paciente. 06:12 horas Ordena el doctor Iturbe que lleven el cadáver a la morgue y a la señorita Valdivieso que llame al forense Beltrán y realice la autopsia. 06:24 horas  Ángela es informada del fallecimiento de su padre. 06:27 horas El doctor Beltrán maldice a Irazú y busca aburrido una vía de retorno hacia el hospital.  06:35 horas Ángela llama a su hermano y le notifica la muerte de su padre, el hermano le suplica que se controle y le explique cuál es la verdad, si está vivo o muerto. 06:37 horas Ángela le asegura que su padre está muerto y que en ese momento está mirando la camilla en la que es transportado a la morgue. 06:50 horas El doctor Beltrán repasa con marcador negro la corpografía del cadáver y acerca una espátula de acero quirúrgico a las fosas nasales de Irazú, observa que no se empaña la superficie y le da un fuerte puñetazo en el pecho, el cadáver abre la boca y aspira ¡Beltrán se asusta y retrocede!  06:55 horas Un grupo de médicos, enfermeras y Ángela corren por las rampas para alcanzar el sótano donde funciona la morgue y donde Irazú ha vuelto a la vida.  07:00 horas El doctor Iturbe ordena que trasladen al paciente a la sala de cuidados intensivos. 07:01 horas Ángela suelta un escandaloso llanto y la señorita Valdivieso la saca de la morgue.  07:14 horas  Dos enfermeras colocan oxígeno y suero en Irazú y juegan con su prepucio.  07:32 horas Ángela llama a su hermano y le informa que su padre ha sido regresado a la sala de…  El hermano le exige que deje de jorobarlo con lo del muerto vivo o el vivo muerto y que es una loca de eme.  07:45 horas La señorita Valdivieso y el doctor Mondragón ingresan en el cuarto de Rayos X, son vistos por el doctor Iturbe. 08:37 horas Fallece Irazú y, todos los demás: Beltrán, Ángela, Iturbe, Mondragón, Valdivieso, las dos enfermeras, Nerim, Cinarizina, Clochard, Starlight, Leticia, Diana, La Zarzamora, Jesica, Marcelo, Juan Ojeda, Towanda, Daniel Eduardo Gómez, Ion-Laos, Maribel Cano, Diazul, Algamarina, Maríarosa, María Cristina, Mascab, Doris Dolly, Lapislazuli, Gabriela Maiorano, Cielo claro, Estrella, Karras, Toro Salvaje, Marinel, Metamorfosis, Midala, Jackelyn, Life musica, RosaE., Jorge Maseda, Bosón de Higgs, Emanuel Carrizo, Marina Fligueira, MEN, Lidia la escriba, Merche Marín, Diana Profilio, Rosa Ma., Eduardo, Rosi, Ar@bia, Simplementeyo, Ana Muela Sopeña, Mercedes, ¡todo el hospital y el autor! Nos hartamos de este personaje que ni vive ni se muere ¡de una buena vez!

73 comentarios:

  1. Hola Julio...una cronología minuciosa de las últimas aventuras de este pacientito que se aferra a la vida en un escenario donde cada uno va tras lo único que le interesa. Al final, por lo menos el muertito-vivo logró burlar la paz de todos...y de entretenerme sanamente...
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay un proverbio chino que dice:

    Que curioso es el hombre,
    nacer no pide,
    vivir no sabe,
    morir no quiere.

    Y desde luego, que el tal Irazú, lo confirma, pues vivir no quería pero morir tampoco.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Era todo un indesiso el protagonista de este relato, y el doctor pues no perdia tiempo eh, jajaja, buen relato tocayo, nos envuelve entre el si y el no creando el suspenso que deseaste, saludos desde mi querida Guatemala

    ResponderEliminar
  4. La señorita Valdivieso y el doctor Iturbe se lo toman con calma para estar trabajando...
    Si el anterior relato era anatomía de la risa, este podría llamarse cronología de la risa, porque también me he reído bastante y el impagable final con todos los personajes y hasta el autor muertos de aburrimiento de esperar que Irazú se decida a una cosa u otra sólo puede ocurrirsele a alguien de tu maestría y talento.

    Un gran abrazo, querido Julio, gracias por hacer con tus letras un mundo mejor.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante que precisamente la catatonia, y casos reales como el del Sr. Irazú, dieron origen a los velorios, de mínimo 24 hrs. Si el paciente salía de la caja o volvía a la vida por causa de la catatonia,antes o durante su entierro se podría salvar de ser enterrado vivo como sucedió tantas veces.
    Pues el muerto al hoyo y el vivo al jolgorio, cómo bien reza un dicho regional.
    Huyyyyyyyy que no quede catatónica por favor. Jajajaja beso y abrazo Julio, con todo mi cariño (que aunque es reciente) te lo ofrezco como a todos aquellos con los que una parte de mi se identifica y son una extensión de mi persona,en tu caso por tu creativo talento que deslumbra.

    ResponderEliminar
  6. jajaja, ese final es de película.

    Admiro tu destreza escénica para entrelazar historias paralelas, horarios y personajes.

    Muy divertida historia sobre la catatonia!

    ResponderEliminar
  7. Jajajajj excelente!
    Hoy te aplaudo por lo que me has hecho reír.
    Hay muertos en vida que no dejan de fastidiar nunca, ni vivos ni muertos...
    Un gran abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  8. Irazú podría morirse de una vez, Mondragón y Valdivieso tienen cosas más interesantes para hacer y la pobre Ángela, bué, que llame al hermano para que tome la posta. Buen cuento!!!

    J&R

    ResponderEliminar
  9. Maravilloso Julio, una vez más la maestría a la hora de narrar; y la tremenda capacidad de "escribir sin escribir", de por sí la misma estructura del relato es un suceso expresivo en sí mismo,

    Fantástico mensaje, no hay nada más imperdonable (y angustiante) que andar a mitad de camino de las cosas, sobre todo si una de esas cosas es la vida misma.
    También me pareció un hallazgo la manera de narrar como un parte médico y las distintas velocidades que empleas en la tarea (incluso en segundos de diferencia a veces)

    Enorme abrazo amigo Julio, nos estamos comentando.

    Pd: Leí lo de la obra a punto de estrenar... Bellos nervios, ¿no?, otro abrazo amigo, una pena no estar más cerca.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué estrés de paciente!, ni vicir ni morir.
    Al final no quedó vivo ni el apuntador.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  11. Habrase visto
    ¡Que manera de fastidiar!
    En vez de morirse de una buena vez

    Una pregunta y no es que sea ingenuo:
    El doctor Iturbe y la señorita Valdivieso..
    ¿Se casaran?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Menos mal que no hicieron apuestas! Lo que está claro es que el hermano no durmió con tanta llamada, y que su padre le importaba un carajo, puesto que no fue a su lado en el primer aviso.
    Y el señor Irazú, como el perro del hortelano, ni come ni deja comer.

    Muy bueno Julio, me has arrancado una gran carcajada!

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. MUITO BOM O SEU BLOG! Eu acredito que Deus criou o homem e deixou o manual de
    instrução, a “BÍBLIA SAGRADA!” A bíblia é a divina revelação da palavra de
    Deus e não produtos enlatados, eu costumo dizer que: “As pessoas precisam
    parar de comer tudo o que dão. E começar a questionar! ” Alguém escuta
    alguma coisa de alguém, e saem falando, sem questionar, sem saber se é
    verdade ou não. As pessoas precisam se perguntar! Será que a minha crença
    esta de acordo com a lei de Deus? Será que a religião que eu nasci sempre
    me falou a verdade? Quando uma pessoa morre pra onde ela vai? Ela volta? A
    bíblia apóia o homossexualismo? Quem não herdara o reino de Deus? O que
    devo saber sobre idolatria, imagens e escultura? O que devo saber sobre o
    único batismo? Será que tem uma seqüência para salvação? A quem eu devo me
    confessar, quem pode me perdoar? Religião salva alguém? Essas e outras
    perguntas e respostas em:
    www.aunicaverdadeemsuapropriabiblia.blogspot.com
    Você pode dizer, eu já sou salvo amém! Vamos atrás de quem não esta, “Se
    você quer se dar bem com o mundo seja hipócrita, mas se você quer se dar
    bem com Deu seja verdadeiro!” divulgue este site, porque: “Eis que vêm
    dias, diz o Senhor Jeová, em que enviarei fome sobre a terra, não fome de
    pão, nem sede de água, mas de ouvir as palavras do Senhor. E irão
    vagabundos de um mar até outro mar, e do norte até ao oriente; correrão por
    toda parte, buscando a palavra do Senhor, e não a acharão." ( Amós cap 8
    ver 11 e 12 )Fale para outras pessoas, por que “O Senhor não retarda a sua
    promessa, ainda que alguns têm por tardia: mas é longânimo para convosco,
    não querendo que alguns se percam, senão que todos venham a arrepender-se.”
    (II Pedro cap. 3 ver 8) e “Que quer que todos os homens se salvem, e venham
    ao conhecimento da verdade.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Qué bueno Julio...!!jajajaja

    22:35-Véo que seguimos con el buen humor a cuestas..¿ehhhh...?
    ¡qué paciente tan "nervioso" jajaja! lo mismo estiraba la pata que resucitaba de golpe...
    Morir-desmorir-morir-desmorir-morir-desmorir..uf..¡no me estraña que estuvieran todos locos en ese hospital tan particular!
    22:37-Véo que no me incluyes entre los fallecídos...(te doy las gracias)jojo
    22:38-Observo que despues de tanta carrera rampas arriba y rampas abajo...,tanto enfermeras, doctores,hija,curiosos,y el propio Irazú...,no es de extrañar que murieran todos de cansancio ademas que de asco por la insistencia del paciente.
    22:40-Noto en el ambiente cierto olorcillo a carne quemada por tanta sesión de electrodo, por lo que pudiera ser que el muerto vívo esté disfrutando de proporcionar unas sesiones extra(ya que parece que desmurió de nuevo), a los "desesperados muertos de desesperación" que quedaron por todo el hospital.jaja
    22:42-Me quedo muerta de la rísa...,por las ocurrencias del doctor Díaz-Escamilla...la desolación es tremenda...,pero resucito en un pisplas...,y sigo comentando.
    22:43-a estas horas te envío mis felicitaciones por tu sentído del humor...juaaaaassaaaaiiissss
    22:44-De teseo somo ciempre duen bía...
    22:45-Mil besos y abrazos...y cuidadín con Irazú,que está un poco mosca con el autor,porque no lo deja morír en paz...jajajajaja

    ResponderEliminar
  15. Me he reído muchísimo!!! excelente cuento!!! En verdad que el hombre, es o era- vaya uno a saber-, un tanto indeciso. Pero por experiencia de haber trabajado en emergencias médicas, presupongo que los encuentros de Valdivieso y Mondragón, justo cuando revivía... le pudieron jugar una mala pasada al pobre corazón!!!

    Obviamente, Chapeau!!!! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  16. Cinarizina: Mientras moría y revivía pasaba de todo en ese hospital. Mil gracias por venir, poeta. Un abrazo.

    Nerim: Sabio proverbio, escritora amiga. Gracias por darnos un poquito más de sabiduría. Un abrazo.

    STARLIGHT: Bien has dicho, el señor Irazú era un total indeciso, por eso nos cansamos todos de seguir viendo que moría y revivía y moría y revivía y etcétera. Un abrazo.

    clochard: También el doctor Mondragón paró en la sala de Rayos X. Y bien sugerido el titulo, Javi, Cronología de la risa, me gusta. Tenerte aquí con nosotros es valiosísimo, amigo mío, valiosísimo. Un abrazo.

    Leticia: Cuando estuve en México, escuché una historia, que al final no supe si es leyenda o realmente ocurrió. Contaban que el actor Fernando Soto "Mantequilla" falleció y que años más tarde cuando trasladarían sus restos a un camposanto de artistas (creo), abrieron el ataúd y él estaba arañado y el forro de la urna arrancada por pedazos. En fin, nunca supe si cierto o no, el asunto es que me impacto la historia. Mil gracias por tu cariño, tu solidaridad y compañía. Abrazos.

    Diana: Como dice Leticia, "que no nos vayamos con ese falso signo de un estado catatónico" porque ha de ser horrible despertar o volver a la vida cuando ya estamos maquilladitos y encerrados en un ataúd. Mil gracias por tu presencia y dejarnos tus impresiones. Abrazos.

    La Zarzamora: Que los hay ¡haylos! Dicen por ahí. Y este señor Irazú no se decidía -su organismo- a dejar el mundo de los vivos e ir a hacer compañía a sus ancestros. Mil gracias por acompañarnos, escritora amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Palabras como nubes: Enteramente muy de acuerdo con ustedes Jesica y Marcelo, que deje de fastidiar de una buena vez. Mil gracias por sus imresiones. Abrazos.

    Juan Ojeda: Tuve mucha suerte con este relato, Juan, porque se presentó como un "parte médico", sin embargo, fue desparramándose una historia con varios frentes y, como bien detallas, distintas velocidades narrativas. ¡Sí, querido señor Ojeda! Estamos a full con los ensayos y los deliciosos nervios pre-estreno. Todo irá bien. Gracias por tanto, escritores amigos (Juan y Ojeda). Abrazos.

    Towanda: Realmente desesperante, poeta, desesperante, por ello, decidimos con los protagonistas y ustedes que me comentan, salir todos de ese hospital y que el señor Irazú hiciera lo que le diera la real gana. Un abrazo.

    Daniel Eduardo Gómez: Irazú es un total desconsiderado, amigo mío, ¡y egoísta! Y no, no habrá boda, principalmente porque Iturbe nunca tuvo las tales intenciones ¡y encima la ha visto entrar a rayos X con Mondragón ¡ahora sí lo despide! Estoy seguro. Gracias mil por venir. Un abrazo.

    ion-laos: Ángela llevó la peor parte de toda esta indecisión de su padre porque su hermano la mandó a freír papas, cansado del "está muerto, lo han llevado a cuidados intensivos, ha fallecido, ha revivido, está muerto...". Gracias mil, Ion-Laos por la visita, lectura y comentario.

    Salviano Adão: Apreciado Salviano, es de muy mal gusto llegar a un lugar (blog) y soltar nuestra perorata sin ninguna consideración de lo publicado. No soy creyente, pero respeto todas las religiones y abrazo cualquier mensaje que llame a que la humanidad sea mejor. Pero ¿no sería de buen cristiano interesarnos por lo que los demás hacen y piensan, en lugar de atornillarles nuestras creencias? Sea bienvenido, pero espero más cortesía de su parte. Venga ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Maribel Cano: ¡Qué bueno, Maribel, tu cronología está envidiable!
    14:04 Entra el comentario de Maribel Cano.
    14:05 El autor sonríe y se extraña de que "todos estén locos en ese hospital".
    14:06 La señora Cano no se ha enterado que los nombres van siendo añadidos en función de la entrada de sus comentarios ¡y que ya está incluida en el relato!
    14:07 El autor se sorprende porque la señora Cano no se ha enterado que los mencionados al final sólo se "hartaron" de que Irazú ni viviera ni se muriera.
    14:08 Sigue Julio Díaz-Escamilla con la total extrañeza porque la señora Cano insiste en que ¡todos están muertos! Cuando es sólo Irazú quien muere y revive.
    14:09 El autor se alarma y altera porque también ha sentido ese olorcillo a quemado, y piensa en el chamuscado pecho de Irazú y los electrodos.
    14:10 Julio Díaz-Escamilla agita la cabeza porque la señora Cano insiste en que ¡todos murieron!
    14:10:12 El autor sonríe por la felicitación de la señora Cano.
    14:11 El autor murmura un Fea Seliz Ceñora Sano.
    14:13 El autor sonríe y pulsa Enter sonriendo.

    Gil Mracias Paribel tor tanto. Abrazos.

    Soy Beatriz: ¡Ay, de los turnos nocturnos! Dan para tantas historias. Mil gracias por venir, amiga mía, y por dejarnos tus palabras, siempre tan estimulantes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Ufff..yo tambien ya estaba harta de este personaje..jajaa..naa.es broma.

    Muy entretenido relato, logra acaparar la atención. aunque finalmente matas al personaje..jajaa..bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Indudablemente un relato atrapante que habla de la maestría del autor.... Dimensiones superpuestas y un inesperado final...

    Aprovecho la oportunidad para agradecer sus palabras en mi humilde espacio. Es un placer!

    Lo saludo desde mi costa azul...

    ResponderEliminar
  21. Pobre Irazu, al final nos canso a todos. Original Julio y muy buena historia.
    Al final, ¿murió o no murió?

    mariarosa

    ResponderEliminar
  22. Para resumir, podríamos decir que la sala de rayos X fue la más entretenida en esta historia angustiante! ja ja ja.

    ResponderEliminar
  23. Julio, existe una leyenda urbana, afirmando que Joaquín Pardavé fue enterrado vivo, afirmación que fue difundida por el diario "La Prensa" con base en la condición cataléptica del actor. Los familiares de Joaquin Pardavé desmintieron este rumor de manera categorica. Él filmó con Mantequilla varias películas, pero el mito urbano se atribuye a este maravillo actor Joaquín Pardavé. Dicen que tenía unas llaves y papeles en los bolsillos del traje con que fue enterrado, los necesitaban y por eso lo desenterraron y al abrir la caja, lo encontraron arañado, el rostro con un rictus de desesperación y las manos con uñas y dedos lacerados. A saber. Besoooo Juliooo

    ResponderEliminar
  24. Diazul: En serio, amiga mía, no me dio tregua el famoso señor Irazú, aunque aclaro que no lo maté, es más ni me enteré si vivió o murió, recuerda que todos salimos del hospital. Un abrazo y gracias por venir.

    algamarina: Mil gracias, amiga mía, por acercarte a Hablapalabra y acompañarnos en este camino hermoso de la palabra escrita. Vaya hasta tu costa azul, todo nuestro cariño. Un abrazo.

    mariarosa: No me enteré, querida, recuerda también que todos salimos del hospital, parece que estuviera repitiendo una respueta y ¡sí, estoy repitiendo una respuesta! Pues bueno, al final no sé si murió o no, querida. Mil gracias por estar. Un abrazo.

    maria cristina: Efectivamente, la sala de rayos X ha sido un escenario paralelo al drama del señor Irazú. ¿Sabes que me he preguntado por qué Mondragón e Iturbe siempre entra allí con la señorita Valdivieso? Misterios de la vida, lo sé. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Leticia: ¡Ah, Joaquín Pardavé! Gracias por la aclaración, escritora amiga, a mí me llegó con otra versión y otro actor, pero, sí, es posible (te hablo de los años '70) que la memoria cambie situaciones. Mil gracias por esta aclaración. Recuerdo también que en la estación "observatorio" del metro (D.F.) un voceador gritaba: "Los Polivoces se matan", "Los Polivoces se matan", "Los Polivoces se matan", y medio mundo a comprar el periódico, pero el voceador terminaba la frase en voz muy baja: "...de la risa.". En fin. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Vaya con el señor Irazú! pobre hombre, con qué prisas le bajan a la morgue que es que no le dejan ni respirar!!
    Que estaba claro que se moría? si. De acuerdo. pero no tan rápido por favor! que hasta la muerte hay que darle tiempo, o mejor dicho, precisamente a la muerte es a quien hay que darle más tiempo, para que no llegue tan corriendo.
    Vaya lata con las llamaditas al hermano! si soy yo la mando sujetar con una camisa de fuerza...ahora que claro, ya le vale también al hermano, un montón de horas y sin presentarse en el hospital!
    Y el doctor Mondragón y su secretaria? ésos si que saben ocupar el tiempo!! nada de andarse con tonterias, que el enfermo no quiere morirse? pues ya les avisaran cuando ocurra que mientras, ellos tienen muuuucho que hacer! vamos, como que lo hacen a cada minuto!! ozú con el doctor Mondragón, qué potencia tiene!!

    Y qué decir de los sustos que se debió dar el doctor forense!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. JULIO....Lleguè ùltima, me librè de asistir al velorio y en comprarle flores al señor Irazù...
    igual me quedo aquì un ratito para agradecerte tan linda historia ...la dedicaciòn en escribirla con todos los horarios, y las tantas corridas por la rampa jajaja...me hicistes recordar a las historias de Narciso Ibañez Menta...una de ellas " El hombre que volviò de la muerte " eran terrorìficas, como las de Alfred Hitcoch (nosè como se escribe)

    un Beso

    ResponderEliminar
  28. Por suerte habia muchos poetas para ayudar a esos medicos, enfermeras y familiares. Eres increible!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Hola Julio!! Buenísimo amigo!! Me hiciste reír. Creo que también terminaría harta. Un final acorde a la indecisión del señor Irazú que no se ponía de acuerdo con su cuerpo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Uff me cansé, quedé agotada y preparo en este mismo instante un documento que diga y obligue a los médicos, mis hijos y quien sea me encuentre en un estado delicado como para meterme en un sitio de recuperación y cuidados intensivos, que me dejen morir por favor si se pudiera drogada en el sueño, así no jodo tanto y así no me joden y me dejan morir en paz..... por dios.... esa no es vida es agotadorrrrrrrrrrrr.

    Genial como siempre, ágil y enredas al lector desde la primera palabra, pero esta vez me dejaste casi sin aliento, caray, cuando se muere de una vez.... me cansé jajaja.

    Muases.

    ResponderEliminar
  31. Hola Julio!!!

    De verdad,me he reido mucho cuando el tal Irazú,se moría por segunda vez,imagínate cómo estaba ya después de haber muerto y revivido ¡¡seis veces!! he contado,jajaja,este muerto está muy vivo,y nos tiene a todos estresados,correteando por los pasillos,jaja.
    Julio,mi enhorabuena,porque es un relato bestial,lleno de humor a pesar de ser un tema,la muerte,muy triste.

    He leído a Juan lo del estreno de una obra tuya,te felicito nuevamente,estate tranquilo que todo saldrá a la perfección,siendo tú quién la a escrito,no me cabe duda que los actores estarán a la altura.
    Que pena no estar cerca para ir al estreno,ya nos contarás...

    Un abrazo bien fuerte y mucha suerte!!

    ResponderEliminar
  32. Los medios son así, para un cuento. Recuerdo que caminabamos cerca de Bellas Artes, por la calle madero y vimos en un puesto de periódicos un titular en rojo... "Cantinflas ha Matado"
    y con subtítulos en negrita "de risa a millones de personas". Geniales las tomadas de pelo.Por cierto hay una mexicana ilustre, Elsa Cross ella tiene un librito que se llama "El lenguaje se divierte" pertenence a una colección de bolsillo para personas que no pueden comprar ediciones normales, no digamos caras. Genial la editorial y su colección de escritores mexicanos maravillosos, modestia aparte. La editorial es de una Institución de servicio social, el ISSSTE. Bueno Julio, un abrazo catatónico. Jjajaja

    ResponderEliminar
  33. jajaja. En mi pueblo hay un dicho "a lo mejor lo que no está es bien enterrado". jajaja. Pobre Angela de verdad. Eres un genio Julio.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Lo tendrían que haber estrangulado la primera vez que resucitó.
    Fin del problema.

    ResponderEliminar
  35. Tienes razón querído Julio...

    Aveces los lapsus los sufre el lector, no siempre el autor..jejeje

    En este caso me obcequé y entendí mal lectura(y eso que la releí porque me divirtió mucho..),creyendo que decía:08:37horas.Fallece Irazú y, Beltran, Ángela, Iturbe, Mondragón...,porque se habían hartado de la indecisión de Irazú...jajaja
    Despues de tu aclaración..¡Una luz se abre en mi menteee!...jajajaja

    Vuelvo a dejarte mis besos y abrazos...,y no olvídes vigilar a tu alrededor, porque Irazú está deseando que le des un final a su tortura...jajajaja

    Ne duevo de teseo te quengas duen bía

    PD: el comentario de arriba que luce una "o" redondíta, era una prueba porque tengo problemas para enviar los comentarios..jojo

    ResponderEliminar
  36. Vaya, este cuento se mueve y crece la gente harta del señor Irazú...

    Pero qué grande eres Julio.

    ResponderEliminar
  37. Es como para volverse loca!
    Menos mal que no estaba que si no,creo que me tienen que ingresar por enajenación mental y transitoria,ufff
    Aunque bien pensado...me da yuyu ese hospital,emor me muero. O no. O sí. O...
    Besos.
    :)

    ResponderEliminar
  38. por dios!!!!! si es que hay gente que no deja de fastidiar ni después de muerta!!! y es que hay gente así, que tienen tanto afán de protagonismo que ni después de muertos paran, son capaces de volver a revivir con tal de estar dando la paliza. Este buen señor no tenía ni idea de lo que significa la frase "descanse en paz" no???
    Pero es que entre tanta gente que había allí, nadie se ha atrevido a taparle la cara con una almohada cuando hacía el amago de revivir???
    Un relato muy bueno Julio.
    Besos mil.
    P.D.gracias por no "matarme" con el resto en el hospital...por cierto, yo también estaba en la sala de las endoscopias con quien no te voy a contar, ja, ja,ja,

    ResponderEliminar
  39. Hasta para morirnos somos pesados jajajjajajajaja.Porque te lucisteeee con Irazu jajajjajaja no dabas matado al pobre hombre y tenías al hospital entero en vilo!!Y a nosotros ni te cuentoooo.Millll besos toreroooooooo

    ResponderEliminar
  40. Hasta para morirnos somos pesados jajajjajajajaja.Porque te lucisteeee con Irazu jajajjajaja no dabas matado al pobre hombre y tenías al hospital entero en vilo!!Y a nosotros ni te cuentoooo.Millll besos toreroooooooo

    ResponderEliminar
  41. Hasta para morirnos somos pesados jajajjajajajaja.Porque te lucisteeee con Irazu jajajjajaja no dabas matado al pobre hombre y tenías al hospital entero en vilo!!Y a nosotros ni te cuentoooo.Millll besos toreroooooooo

    ResponderEliminar
  42. jajaja Como me haz hecho reir!!! Que se decida el muerto este. Que lo embalsamen yaaaa!!! jajaja muy buena entrada. Gracias por compartirla..

    ResponderEliminar
  43. Mascab: Le fue difícil a Irazú reclamar que por favor le dieran un poquito de tiempo, pero era un hospital de carreras, eso lo tengo claro. Y Ángela (pobre hija) manteniendo informado que no se dignó nunca a ir a ver a su padre. Ahora, la señorita Valdivieso sí que sabe para qué es la sala de rayos X. En fin, mil gracias, Mascab por venir. Yo no he podido comentar en tu espacio, pero ya podré. Al escribir un comentario y pulsar Enter aparece un rótulo de "ediciones conflictivas", quizá sea mi ordenador. No lo sé. Un gran abrazo.

    Doris Dolly: ¡No, querida! Ya estás en el grupo de personas en el Hospital. Lo que pasa es que van siendo agregadas de acuerdo a su llegada, pero ya estás allí. Al escritor Ibañez Menta no lo he leído, y Hitchcok fue un director especializado en películas y series de terror. Un gran abrazo, y gracias.

    Lapislazuli: Sí, querida poeta, de acuerdo a como han ido viniendo a Hablapalabra y a ese hospital han ido siendo agregados. Gracias por tus conceptos. Un abrazo.

    Gabriela Maiorano: Esa incertidumbre saca de quicio a cualquiera. Mil gracias por acompañarnos ¡y ya estás entre el grupo de personas del Hospital! Un abrazo.

    cielo claro: Este autor también se cansó, amiga mía, con ese morir-revivir de Irazú, al menos también estaba la señorita Valdivieso andando por ahí, las enfermeras jugueteando y bromeando con las partes íntimas de Irazú y la pobre Ángela llamando a su hermano. Un fuerte abrazo.

    Estrella: Personalmente disfruté escribiendo este relato, aunque, lo confieso, me cansó, me cansó seguir todo el horario, anotar hora, minutos y, a veces, hasta los segundos en que ocurría algo, y luego que moría pero ¡ya no muchas gracias, "estoy vivito"! En fin. Por otra parte sí, querida, pongo en escena a Monctezuma, Fernando II y Atahualpa: Trilogía de Emperadores. Sé que todo irá bien. Gracias por tus ánimos y buenos deseos. Un gran abrazo.

    Leticia: Desconozco a la autora Elsa Cross y su "El lenguaje se divierte", gracias por el dato. Me asustó tu abrazo catatónico. ¡Venga, un abrazo normalito!

    ResponderEliminar
  44. Karras: Mil gracias, Karras, por tu paciente y atenta lectura. Por tu amistad, solidaridad y apoyo al material que ve la luz en Hablapalabra. Un enorme abrazo.

    TORO SALVAJE: ¡Me has hecho reír a carcajada limpia! Creo que si hubiese andado Terremoto Crazy en el Hospital, Irazú no sobrevive al primer paro. Gracias por venir. Un abrazo.

    Maribel Cano: Por eso he añadido: "...08:37 horas Fallece Irazú y, todos los demás: Beltrán, Ángela, Iturbe, etcétera"; así queda más claro.
    Estoy pendiente de Irazú, querida, vaya que lo estoy, y de Iturbe, Mondragón y la señorita Valdivieso. Gil Mracias Vor Penir. zosarbA.

    clochard: Sí, querido amigo, tenía tan poco personal que los escritores y escritoras que van llegando a Hablapalabra, también van al Hospital del cadáver que está vivo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Marinel: Pero sí ya estás en el Hospital, no estabas al principio, pero ahora ya estás entre quienes, precisamente, nos hartamos de que Irazú ni Fu ni Fa. Enormes gracias por venir. Un abrazo.

    METAMORFOSIS: ¡Hay gente tan desconsiderada como este señor Irazú! Y tienes razón, creo que Toro Salvaje, tú y muchos otros hubiésemos gozado "una buena acción como la que sugieres". ¡Endoscopías! ¡Caray! Me quedé de mirón en la Sala de Rayos X ¡mira lo que me pierdo! Así que eras tú... ¿Con Beltrán? Y bueno. Un gran abrazo.

    Midala: ¡Me faltaba mi Torero! Ahora ya estamos más tranquilo. Te agradezco que estés, Midala querida. ¿Sigues escribiendo con los ojos? Recuerda a Diana Profilio... Es mejor escribir con las manos. Un grande abrazo.

    Jackelyn: Y mira que al final no nos enteramos en qué paró Irazú, ¡todos nos fuimos al carajo! Hartos de toda una madrugada en ascuas. Gracias por venir ¡bienvenida! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Realmente muy bueno, me mate de la risa.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  47. Pasaba el tiempo...., Buen final, jajaja ¡¡¡Blogs amigos!!!
    Genial este relato ¡particular como siempre!
    Feliz dìa
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  48. DIVERTIDO
    FRENÉTICO
    INTERESANTE;

    GENIAL

    ResponderEliminar
  49. Hola Julio, veo que te costó comentarme. Veo que navegas con el Explorer, si te apetece, descárgate el Mozilla Firefox, se baja en un minuto y lo bueno que tiene, es que en las actualizaciones no tienes que reiniciar, y lo mejor, que no te da problemas para comentar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  50. Jajaja,impresionante y divertidísimo relato.¿Qué habrá hecho el Sr Irazú para que no lo quieran ni en el cielo ni en el infierno.Por lo menos todo este acontecimiento aumenta la libido de ciertas parejas que se excitan plenamente con tanto espectáculo macabro.¡Ay,si la sala de rayos x hablara o hablase!.Un abrazo,gran Julio.

    ResponderEliminar
  51. No me queda mucho por agregar. Los comentarios atestiguan el éxito de esta particular puesta en escena.
    4/10/2011 Ha quedado demostrado (gracias a su trabajo) que la literatura puede presentarse de diversas formas y con diferentes caras fuera del estructuralismo con el que a veces buscan estandarizarla, y aún así ser sorprendentemente entretenida y amena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  52. ¡Vaya relato! Fenomenal, se necesita tener una mente muy bien amueblada, para una entrada semejante.
    He pasado un rato inquietante siguiendo tus letras en ese hospital... de un lado para otro, detrás de el doctor Beltrán Ángela la enfermera, la hija del enfermo, escuchar las llamadas... y todo por saber si el señor Irazú viviría o moriría. Me he reído a carcajada limpia.

    Enhorabuena es un tema fantástico. Te dejo mi gratitud y estima. Sé muy feliz.

    ResponderEliminar
  53. Pero que stress. Me has vuelto loca con tanto morir y vivir. Supongo que todos lucharemos con uñas y dientes para que no nos lleve la señora de la guadaña. De cualquier manera la vida es así y cuando unos están muriendo otros juegan al amor, es el ciclo de la vida. Menudo final más genial, que habilidad la tuya para hacernos todavía más participes de tus historias. Eres increíble… Un bessito

    ResponderEliminar
  54. ALELUYA HERMANO!
    QU POTENCIA!
    ABRAZOS
    LIDIA-LA ESCRIBA




    BLOG ACTUALIZADO, ENTRA POR GOOGLE...NO DEJARAS LA BARBA

    ResponderEliminar
  55. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  56. Yo me muero de la risa. Todos muertos!!! Y si quereis desmentirlo podeis hacerlo en este mismo blog, en la sección de comentarios.
    Un abrazo, Julio. ¡Y viva la vida! Vamos, que yo me quedo con la idea de que al final el paciente Irazu se meterá a la sala de rayos X con la enfermera Valdivieso.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  57. Miércoles 5 de octubre, 22:00 horas.
    Acabo de entrar al hospital, luego de mi feriado de ayer. Aunque muchos no lo entiendan, disfruto de mi cargo; ser jefa de Urgencias no es un puesto que se lo ofrezcan a cualquiera, es mucha responsabilidad pero la asumo con gusto.
    Parece que todo está tranquilo. Me cruzo con el Dr. Mondragón, que justo sale de la sala de Rayos X y -cerciorándome que no haya nadie en los pasillos- aprovecho para darle un apasionado beso. Escuchamos un ruido -nos separamos rápidamente- por las dudas alguien nos vea; pero no, afortunadamente era mi querida amiga Marta Valdivieso que también estaba en la sala de Rayos X. Respiramos aliviados pues sólo ella sabe de nuestro amor. ¡Qué bueno que es trabajar acá! ¿Qué más puedo pedir? Amor, amistad y trabajo en un mismo sitio...
    -Buenas noches, Dr. Iturbe; buenas noches Dr. Beltrán- ¿Qué cuernos les pasará que ni siquiera me contestan el saludo? Y... las guardias son cansadoras. ¡Pobres!
    Bueno, por aquí me quedo; espero que sea una noche tranquila... ¡Qué raro que todavía no llegó el Dr. Díaz-Escamilla! Me encanta compartir la guardia con él, pues entre urgencia y urgencia -y para no aburrirnos- me empieza a contar historias desopilantes que él mismo escribe. Siempre le digo que en lugar de haber sido médico, debería haber sido escritor...

    ResponderEliminar
  58. ¡Eres genial Julio!. Admiro tu capacidad literaria y tu originalidad. Desde mi humilde personsa, quiero felicitarte por tan buen relato.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar
  59. Gracias Julio,no me acordaba que yo también andaba por el hospital...¡¡qué cabeza la mía!!

    Jajaja,gracias por agregarme
    Un beso corazón!!

    ResponderEliminar
  60. Un poco de buen humor es lo que viene de perlas para recuperar fuerzas. Pues, sí, mi querdio amigo, por estos lares vuelvo a disfrutar y aprender con tus palabras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  61. ¡Por dios, que angustia más grande! si casi me falta a mi la respiración cada vez que el señor Irazú regresaba de entre los muertos, aunque también ya son ganas de fastidiar al doctor Iturbe y a la señorita Valdivieso, que no hay manera de acabar lo que se empieza. Me pregunto si tal vez y solo tal vez, el Doctor Mondragón y la señorita Valdivieso intentaban terminar en la sala de Rayos X la faena comenzada horas antes sin resultados óptimos. Es que ya se sabe "La experiencia es un grado" y donde manda patrón, no manda marinero.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  62. Muy divertida historia sobre la catatonia. Me gusto mucho amigo Julio.un beso

    ResponderEliminar
  63. life music: Me preocupó tu "me maté de la risa", a ver si revives y nos seguimos leyendo. Gracias por venir. ¡Bienvenido! Un abrazo.

    Rosa.E: Que llegues y nos leas, ya es un triunfo, amiga mía. Mil gracias. Un abrazo.

    J.Maseda: Todo un halago tus adjetivos, poeta. Feliz permanencia en Inglaterra ¡vuelve pronto! Un gran abrazo.

    ion-laos: Voy a probarlo, amiga mía, aunque siendo tan neófito en estos asuntillos de la tecnología ¡deséame suerte! Un abrazo.

    Bosón de Higgs: Mi buen amigo, aún tengo en la memoria tu historia de la botella a quien le resulta fácil su destino, pero el señor Irazú no lo tiene muy claro. Un gran abrazo.

    Emanuel Carrizo: Usted sabe, mi laureado escritor, que hemos de refrescar el "hecho literario"; esa clonación que vivimos es asqueante, por ello aprecio tanto (para no mencionar autoras, sólo varones) a Juan Ojeda, Clochard, Eduardo, Kynicos, Jorge Ojeda, y usted mismo, sólo por abreviar, que le dan otro giro a la LITERATURA con sus propuestas. Gracias por venir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  64. Marina Fligueira: La gratitud te la ofrendo yo, querida amiga, por tu valioso tiempo, tu lectura y conceptos vertidos en Hablapalabra. Mil gracias por venir. Un abrazo.

    MEN: Gracias MEN, el final es un apéndice que se me ocurrió para no ser sólo yo la víctima de la incertidumbre y la indecisión de Irazú. Mil gracias por venir. Un abrazo.

    lidia-la escriba-: Entraré por Google, querida poeta, cuando mi ordenador haga las paces conmigo. Gracias por estar. Un abrazo.

    merche marín: Seguramente, cansados todos de Irazú, éste encontrará el camino a la sala de Rayos X. Gracias poeta. Un abrazo.

    Diana Profilio: 06.10.2011/23:12 He llegado al hospital alertado por un paciente catatónico. He ido a verlo y está vivito y coleando. 23:15 Por el pasillo he visto a la doctora Profilio encaminarse sospechosamente a la Sala de Rayos X. 23:18 Se ha topado con el dr. Mondragón y se han besado apasionadamente. 23:19 Retrocedo y me escondo. 23:20 La Valdivieso y el dr. Iturbe salen de la sala de Rayos X. 23:21 Profilio y Mondragón se separan, éste se va con Iturbe y Valdivieso y Profilio se quedan charlando, vienen hacia acá. 23:22 Salgo de mi escondite y comienzo a contarles una historia cobre un cadáver que nunca muerte. Gracias mil, escritora amiga, por estar siempre. Un abrazo.

    Rosa Mª: Desde mi humilde oficio agradezco tu cariño y solidaridad. Mil gracias por acompañarnos, poeta. Un abrazo.

    estrella: ¡Te lo dije! Aunque lo entiendo. Este paciente nos tiene locos a todos. Un gran abrazo.

    Eduardo: ¡Pero qué sorpresa! Creí que tendríamos que irte a traer a Zurich. ¿Cómo estuvo todo? Bueno, ya nos contarás. Felices de volver a tenerte, poeta. Un abrazo.

    Rosi: Insisto, Irazú, nos ha vuelto locos a todos, Iturbe deja a medias su auscultamiento con Valdivieso, Mondragón accede a terminar el proceso ¡y vuelve la noticia del paciente! a alterar el normal desarrollo. Gracias Rosi. En cuanto mi ordenador mejore (otro muertico que no que muere) iré a tu espacio. Un abrazo.

    Ar@bia: Celebro que te haya gustado, amiga mía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  65. jajaj que buena entrada, y que locura de muerte o de no muerte, uff agotada estoy del ahora si ahora no.

    Desde luego que tu imaginación es increible, vas a tener que venir por aquí a ver si se me pega algo :)

    Besitos y sonrisas bien vivas :-)

    ResponderEliminar
  66. Un fino humor envuelve este relato. La muerte es cosa seria, pero aquí, tú, Julio, la tratas como si fuera traviesa y jugara con nosotros.

    Como al final mezclas personas de la vida real con personajes del relato creas esa sensación de que la vida es puro teatro.

    Me encantó
    Felicitaciones
    Besos
    Ana

    ResponderEliminar
  67. Hola Julio, por si acaso, te dejo el enlace de la descarga: http://firefox.softonic.com/. Sólo tienes que pegarlo en el google y ya te lleva al sitio. Suerte!

    Besos de tréboles de cuatro hojas ;)

    ResponderEliminar
  68. Ayyyy, si la señorita Valdivieso le hubiera hecho el boca a boca al paciente, hace horas que estaría bien muerto!!

    ...Qué buen rato he pasado, Julio!

    Un abrazo sin rayos X.

    ResponderEliminar
  69. En México jugamos con la muerte, en Jalisco el dicho "La vida no vale nada ... cómo reza la canción",en general el pintor Diego Rivera popularizó las figuras de cartón colorido de la calavera y el grabador José Guadalupe Posada hizo un mito genial a favor de la calaca, fría y flaca, de hecho hay un modo de versar, son Las calaveras, que se hacen a personajes de la política y de todos los ámbitos que habitan la sociedad , son irónicas esencialmente.
    Va una mía de una pareja hombre y mujer que bailan:
    La pareja en sincronía
    no para de bailar
    Y a pesar de la algarabía
    sólo se bailan cada cual.

    Ya casi, casi nos comemos el pan de muerto con atole de diversos sabores mmmmm tiene huesitos y lágrimas, se hace con agua de flor de azahar entre otros sencillos ingredientes.También hacemos calaveras de dulce, con el nombre de los vivos en la frente, en fin voy a subir un escrito a mi blog antes del primero de noviembre.
    Y sí Julio, "El muerto al hoyo y el vivo al jolgorio" Abrazo normalito como bien dices.

    ResponderEliminar
  70. Simplementeyo: Siempre ando por tu ¿naciste en los años 60? querida amiga, siempre disfrutando de tus publicaciones, sobre todo ésta de: Salud, dinero y amor. Un abrazo.

    Ana Muela Sopeña: Es la potestad que nos cede la Literatura, amable poeta, darle un tratamiento especial a aquellos fenómenos demonizados culturalmente. Gracias por tu presencia. Un abrazo.

    ion-laos: Ya lo he hecho, querida Ion-Laos, pero me parece que es un asunto estructural de mi ordenador, algo relacionado a "pop-ups" o algún elemento en algunos blogs que mi ordenador no resuelve. Gracias mil por tu generosa preocupación y facilitarnos soluciones. Un enorme abrazo.
    Mercedes: ¡A nadie se le ocurrió semejante idea que hubiese solucionado todo, querida Mercedes! Gracias por tanto. Un abrazo agradecido.

    Leticia: ¡Sí, me hiciste recordar Las Calaveras, y las Bombas yucatecas! De hecho mi siguiente entrada está relacionada a ello. "La pareja en sincronía / no para de bailar / Y a pesar de la algarabía / sólo se bailan cada cual.". Me ha encantado tu calavera. Gracias por vigorizar esta publicación con tan buena información, así conocemos más de nuestro querido México. A propósito, estreno una obra mía: Trilogía de Emperadores, el día 22 de Octubre, ahí tengo a Monctezuma como protagonista. Gracias otra vez, y ¡salud!

    ResponderEliminar
  71. Pues si!! a ver si se aclara el señor Irazú... tanto morir y volver a la vida...
    Un texto estresante!... casi me corta la respiración...
    Lo leí del tirón casi sin respirar... estresante.. consigues algo mágico en tus entradas nos metes en tus textos de un modo particular...
    Tanto correr arriba abajo, morgue, rayos X, cuiados intensivos... todo un estrés... para la pobre hija, el hermano hastiado, las enfermeras juguetonas y lós médicos...

    Original donde las haya!

    Felicitaciones.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  72. Excelente mi estimado amigo Don Julio, usted siempre encuentra la forma saludable de mantenernos en suspenso y al mismo tiempo contagiarnos de ese tremendo humor blanco que su pluma escribe y describe.
    Con mucho aprecio,un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Ahora te toca hablapalabrar