sábado, 8 de octubre de 2011

Del otro lado

Cuando nació mi papá hicimos una gran fiesta.  Vinieron muchos a felicitarnos, y mi hermano le hizo un regalo muy especial, le cantó a capella su canción favorita: “Venecia sin ti”.  Papá no cabía de contento y nos abrazó a más no poder. Recuerdo que cuando nacimos −mi hermano y yo− también vinieron muchos ¡ah, estaba la abuela María! Nosotros no la conocíamos y fue, cómo decirlo, impactante. Bueno, no conocerla, conocerla, conocerla, es un decir.  Sí la habíamos visto por fotografías, había muchas en casa, casi siempre junto al abuelo.  Pero verla, verla, verla, eso fue hasta que nacimos.
Nuestra madre aún no ha nacido, pero lo hará, sino cómo explicar que la única verdad que existe es que siempre, siempre, siempre, todos terminamos juntos.  Así es esto.
También cierto es que, aquí es mejor que allá.  Aquí no hay tristezas, vicisitudes, ni toda esa cosa que se inventa para hacerle creer a la gente que es feliz.  Recuerdo que en el accidente, o digo, por el accidente, muchos decían ¡y qué carísimo el auto, ya no servirá para nada! Nosotros naciendo y los demás preocupados por un automóvil.  Eso sí que nos dolió.
Ahora que papá está con nosotros hablamos de muchas cosas, él dice que éramos unos jóvenes formidables −cómo saberlo, si nunca nos lo dijo− y que nuestra pérdida fue muy dolorosa, pero que el auto le importó un comino.
Aquí a todos nos gusta que nazca gente.  Hacemos fiesta, pero no como allá, con música, baile y comidas ¡no! Nuestras fiestas son de mirarnos, hablarnos, abrazarnos, reírnos, así el que nace a este mundo jamás se sentirá triste, y no extrañará el otro donde todo esto no importa ¡aquí sí!
Hoy me parece que nacerá el tío de aquella muchacha. Lleva días en el hospital, sufriendo el pobre y su familia renegando o llorando o enojados o maldiciendo; así que todos cruzamos los dedos para que nazca ya. 
Créanme.  Es mejor nacer aquí…  Y no allá. El problema es que para que esto ocurra, primero tenemos que nacer allá.
El abuelo dice que allá había un poeta* cubano que un día escribió: “…las lágrimas no hay que verterlas por el que muere, sino por el que nace.”.  Allá se nace para morir, pero la muerte no es un personaje malo, ni calavera, ni mujer con guadaña, la muerte es un suceso, un fenómeno y nada más. ¿Quién inventaría que es una mujer, y mala? Un machista, estoy seguro. 

*José Joaquín Palma (1844−1911)

62 comentarios:

  1. Vaya, visto así apetece nacer allí, todo está bien, no hay problemas y esperas con anhelo que nazca mucha gente mas, pero sabes qué? espero tardar muchos años en nacer, y que me quedo con lo conocido por si acaso. Que soy previsible?, si lo soy y quiero seguir siéndolo.

    Me ha parecido fabuloso, no conocía a ese escritor y he estado fisgoteando un poco.

    Besitos y sonrisas para ambos :-)

    ResponderEliminar
  2. Está claro que cuando nacemos empezamos a morir, lo que no sabemos es si cuando morimos empezamos a vivir, pero que me esperen muuuuchooo tiempo allí, que con las limitaciones, penas,angustias, crisis y manipulaciones, me quiero quedar aquí laaaargoooo tiempooooo.

    Te pego los comentarios que te he dejado en la anterior entrada por si no los has visto, en contestación a lo que me preguntas:

    Hola Julio, creo que pinchando con el ratón en el icono que te viene en la barra de navegación, también te puedes descargar el Mozilla. Natalia es su cumple y está de marcha, pero ahora mismo voy a su casa y le doy el aviso.

    Besos y buen finde.
    8 de octubre de 2011 14:16

    Julio, mientras llega Natalia, he buscado en el google, un par de soluciones:

    selecciona esto:
    herramientas/ opciones de internet/privacidad
    en ese apartado hay una opcion para activar el bloqueador de elementos emergentes, lo seleccionas y ya


    si tienes google chrome, entra en el icono de la llave inglesa, que se encuentra en la parte superior derecha del navegador google chrome. Haz click en la "opciones","avanzadas","configuracion de contenido" (en la sección privacidad) y en la sección "funciones" click en ventanas emergentes. Allí activan o desactivan.

    Suerte!

    Otro beso con trébol de cuatro hojas.
    8 de octubre de 2011 14:27

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Julio!! Manejas las palabras sabiamente, todo parece tan natural y de repente uno se da cuenta que nos envolviste con moño y todo. Me encantó
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué maravilla lo que has escrito, Julio! Es absolutamente GENIAL, sorprendente... Tu ingenio y tu talento son prodigiosos.
    Lo admiro, Sr. Escritor. ¡Sus musas jamás nacerán!
    Un fuerte abrazo y un desaforado BRAVOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Julio...es un placer evocar la Obra de José Joaquín Palma, hijo adoptivo de la bella Guatemala y creador de la letra del himno de este hermoso país hermano. Sin duda el relato tiene matices metafíscos profundos que aluden a la existencia eterna de las almas...yo creo también creo que venimos de una eternidad y volvemos hacia ella, este mundo sólo es una estación de relevo.
    Gracias por compartirnos las letras de este gran escritor cubano, acogido por la bella Guatemala. Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡¡BUEEEEEENÍSIMO!!! y hermoso, qué fenomenal..
    Buen fin de semana.
    Saludos afectuosos.
    Leonor.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso relato Julio, siempre que nace un bebé yo pienso que a lo mejor en otra parte se está celebrando el funeral de esa alma. Realmente ha sido muy fuerte encontrarme este texto; no estoy hablando de literatura, yo nunca iba a escribir sobre eso, como de tantas otras ideas que recorren mi cabeza y nunca las voy a escribir, el asunto radica en la coincidencia de ideas.

    Una vez más, más que nunca le mando un fuerte abrazo amigo; es sublime espiritualmente encontrar este tipo de conexiones, gracias por compartir.
    Cada vez falta menos para el estreno, estoy persuadido que todo va a salir de maravillas, enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Aquí y allá... mmmmmmm
    Mejor como dice un refrán; "El muerto al hoyo y el vivo al jolgorio", por aquello de las dudas.

    Un abrazo mi escritor incansable y gracias mil, por incluirme en la lista de Blogs que recomiendas. Una cosa, me pareció algo ceremonioso mi breve ficha, me hubiera encantado además, un comentario de esos que te nacen del corazón.¿Qué latosa no? después de que me recomiendas y como una buena pluma... Ni que fuera para tanto, es que... lo acepto; Soy insaciable jejejeje.No me hagas caso.
    Es mucho más de lo que podría desear e imaginar tu distinción Julio.
    Espero que tu obra de teatro salga de maravilla, claro que sí. Beso y abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Cómo estás Julio? Era tan intrincado y original el relato, que lo seguía leyendo mientras pensaba que era otra de tus obras maestras.Al final comprobé que era de José Joaquín Palma y que tú editaste.Es bueno que nos lo hayas presentado,parece que nacer Allá es mejor que nacer Aquí, pero mejor, por lo menos en este tema me quedo con lo conocido, y allá voy cuando me llegue la hora.
    Para salir de mi saludo habitual te envio al igual que Diana un: BRAVoooooooooooooooooooooo!!! con abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡ACLARACIÓN NECESARIA!
    La otra vida, es un cuento cuya autoría pertenece a (todos los) Julio Díaz-Escamilla, si fuese de otro autor hubiese hecho la aclaración debajo del titulo, pero no, amigos míos, ¡mea culpa!
    Hago la mención del poeta José Joaquín Palma porque me pareció ad hoc su verso, nada más, y conozco su obra porque soy autor de "María, la niña de Guatemala", basada en el poema "La niña de Guatemala" de nuestro José Martí (cubano), y enlazado, fué Palma quien invitó a Martí a Guatemala e intermedió para que fuera profesor de Literatura en el Instituto Central Normal para varones. Insisto -por favor, créanme, estoy con los dedos cruzados y los ojos entornados- soy yo el autor de La otra vida.
    Perdonen esta aclaración. Abrazos mil.

    ResponderEliminar
  11. Aclarando lo enturbio más. Del otro lado (éste cuento) es de mi autoría, lo que ocurre es que le había titulado: "La otra vida", luego caí en la cuenta que es el titulo de un poema de mi Lorca -memoria de la angustia-, un poemario dedicado a Federico García Lorca. Todo este entramado de equívocos obedece además porque tengo problemas para entrar ¡a mi propio blog!
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Ya ves,Julio...me he emocionado hasta la médula con este cuentecito dulce donde se nace para vivir,para sentir,para vibrar con las emociones de los encuentros.
    Me gusta pensar en que hay otro nacer y éste es un estado ideal.
    Tiene que ser así,para que nacer para morir no sea tan,tan,tan...
    En fin,no sé cómo describirlo.
    Me encantó tu cuento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Julio:

    "Mal de muchos consuelo de tontos"
    dice el refrán. pero te comunico
    que en el día de ayer muchos sitios
    se quejaban de problemas para entrar
    en el blog, en las listas de aamigos
    y para dejar comentarios.
    Es de esperar que sea un problema
    que pronto arreglaran.

    Con respecto al cuento vale tu aclaración
    porque yo también la tome como que no era tuya.
    Ahora que se que lo es. felicitaciones por el cuento. El tema en sí me da cosas.

    "Por temor al más allá es que me quedo por acá"

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Mi abuela también se llamaba María.

    ResponderEliminar
  15. Julio, no puedes entrar a tu blog porque no te has descargado el Google Chrome. Bajate el Mozilla que no da estos problemas y él solito bloquea las ventanas emergentes sin darte a tí la lata.

    Suerte!

    ResponderEliminar
  16. Hola Julio, me a encantado leer tu relato, me a recordado uno que leí hace mucho tiempo de un escritor Alvaro de la Iglesia, en casa de mis padres había pocos libros y yo aunque pequeña, a escondidas los leía todos, este en particular no recuerdo bién el título, pero iba de unos niños en el otro lado, esperando para nacer, hablando del futuro y de todo lo que harían, incluso ya tenían parejas establecidas, de pronto uno no puede nacer por que en este lado deciden que no merece la pena, ya sabes... Ahora con los años me doy cuenta de que en clave de humor contaban muchas cosas escabrosas, prohibidas, y censuradas, pero aquel relato, siempre está en mi memoria por el significado de la vida, en aquel otro lado. Gracias por hacerme evocarlo una vez mas. un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. He estado varios dias fuera y por eso no he aparecido por aquí.
    Como siempre desde le principio me descolocas y no se por donde vas a salir.
    Me parece que aunque sea muy bonito "ese nacer" del que nos hablas por ahora prefiero no conocerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Todo es cíclico en esta vida, nacemos, crecemos y morimos para volver a nacer en otra dimensión, en otra vida. Se dice que tenemos siete vidas y que la segunda es esta la de la tierra, y cuando muramos en esta segunda vida volveremos a nacer en una tercera superando nuestro karma y siendo más felices en cada una de las otras vidas.

    Tu cuento está lleno de esperanza, de un renacer, de la busqueda de esa luz que vamos persiguiendo vida tras vida.
    Precioso, te felicito Julio, me ha encantado.

    Un beso dominical

    ResponderEliminar
  19. Todo como un ciclo...
    ¡Me encantó, Julio!.
    Te felicito por esa palabra que te sale tan fresca y tan clara.
    Muchísimos abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Qué bueno pensar que esto es así! No nos cuesta nada imaginar una vida junto a los seres queridos una vez que hayamos partido. Y nos daría la oportunidad, como a este padre, de decir las cosas que quedaron pendientes. Un alivio, gracias Julio por brindarnos esta salida.

    ResponderEliminar
  21. Un relato entre surrealista y neoclásico. No sabía a qué carta quedarme, si naciendo acá o muriendo allá.
    Ya ves cómo esta rueda peregrina humana empieza como acaba: Nacer entre fiesta y festejos.
    Muy logrado tu relato. Como de costumbre, me sorprendes.
    Abrazos desde 'Zaragoza en Fiestas del Pilar'

    ResponderEliminar
  22. Totalmente de acuerdo con tu exposición en este gran relato para la reflexión y disfrute,y gran frase de ese poeta cubano (José Joaquín Palma).Lo bien escrito bien parece y este relato puede abrir las mentes de algún que otro agnóstico.Una vez más recibe un abrazo de mi parte,gran poeta y escritor Julio.

    ResponderEliminar
  23. ¿Y no es hermoso poder pensarlo?, imaginar que después de todo hay algo más, que acaso la verdadadera vida es la otra, las siguientes, y no esta, que casi siempre se vive mal, o deprisa, o sin darle el suficiente aprecio, o... lo que sea.
    Ha sido precioso leerte, Julio, guardan tus palabras una esperanza en un más allá más verdadero.
    Gracias por estas, en concreto:
    "...Nuestras fiestas son de mirarnos, hablarnos, abrazarnos, reírnos, así el que nace a este mundo jamás se sentirá triste..."

    Un abrazo grande

    Ío

    ResponderEliminar
  24. Un cuento muy interesante Julio. Yo también entiendo el paso al otro lado como un nacer no para morir sino para seguir el camino. Debe ser fantástico, pero mientras llega, disfrutemos también del caminar por este sendero. Eres un magnífico escritor con nombre y apellido.
    Enhorabuena!!!
    Un abrazo Julio

    ResponderEliminar
  25. Julio....al igual que algunos màs lo interpretè como que el cuento no era tuyo....( al ver la aclaraciòn)igual quedè mareadaaa....pero me encanta participar no nacida..soy un angel jaajj

    ResponderEliminar
  26. Fabuloso relato, Julio. En realidad deben existir muchos mundos paralelos. Este es uno de ellos. Luego, el más allá será otro y seguramente estamos existiendo en algún otro planeta, en otra dimensión.

    Un cuento que he de volver a leer despacito. Eso es lo que me pasa con tus cuentos. Me dejan ganas de volverlos a leer con detenimiento.

    Te dejo un abrazo
    y
    Felicitaciones
    Ana

    ResponderEliminar
  27. No sé cómo será el otro lado de tu cuento, pero aunque nos lo pintas muy bien yo prefiero esperar un poco más a conocerlo. Me asusta volver a nacer… Un bessito

    ResponderEliminar
  28. Creo que fue Benedetti quien dijo la muerte es un adorno que pondré al regalo de mi vida...
    Excelente relato, que impregna esperanza a la eterna pregunta, y muy bien expuesta la dicotomía nacer-morir, siempre nos preguntamos qué habrá después de la vida, pero pocas veces qué hubo antes, si lo pensamos venimos de la no-existencia y volvemos a ella.
    Perdón por la filosofía barata, un relato sublime, exquisito.

    Por cierto he leído por ahí algo de que estrenas una obra, me gustaría saber dónde, cuándo, cual...
    Un fuerte abrazo y a ver si solucionas los engorrosos problemas técnicos, tranquilo, yo hace poco por culpa de uno de ellos-aunque más por torpeza mía-he perdido la mitad del libro que estoy tratando de escribir.

    ResponderEliminar
  29. La vida marcha atrás..seguro que alguien algún día inventará esto que adelantas ..y descubriremos muchas falsedades..de un mundo sin cimientos..eso si no tendremos futuro..solo pasado..y eso ya es un adelanto ( o atraso?..saber la verdad.
    Saludos desde la orilla del Plata.

    ResponderEliminar
  30. Encantador relato, en el que sobresalen las estrategias del escritor para tenernos atrapados en su lectura...

    Es bueno soñar con bautismos y hacer a un lado las sepulturas...

    Reciba mis saludos azules, agradeciéndole que haya visitado mi playa, dejando su huella ahí...
    Es un honor y un goce!

    ResponderEliminar
  31. Vuelvo a entrar luego de tu aclaración,con ella me confirmas lo que dije al principio de mi comentario anterior. Que parecía una obra maestra tuya, finalmente, confusiones de lado, es tuya con todas las letras!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola Julio, te he leido por ahí, que también las cookies, qué completito eres, lo tienes todo! Jajajaja. A ver si esto te ayuda:

    Eliminar cookies de Internet Explorer 7

    1.
    Para abrir Opciones de Internet, haga clic en el botón Inicio, en Panel de control, en Red e Internet y, a continuación, en Opciones de Internet.

    2.
    Haga clic en la pestaña General y, a continuación, en Historial de exploración, haga clic en Eliminar.

    3.
    En Cookies, haga clic en Eliminar cookies y, a continuación, haga clic en Sí para confirmar que desea eliminarlas.

    4.
    Haga clic en Cerrar y, después, en Aceptar.

    Hay antivirus que las eliminan. Suerte!

    ResponderEliminar
  33. Me ha llegado al nacimiento del alma, Julio querido.
    Yo quisiera pensar en renacer de ese modo como el Ave Fénix, desde nuestras cenizas y encontrarme con todos los seres que he querido en esta vida y que ya se fueron por delante. Me has dado un poco de esperanza porque leerte es ver la realidad en tu pluma. Resultas tan convincente y tan convencido que me haces tener FE. Necesito esa fe en el más allá, en los seres humanos, en el futuro, en la amistad, en mi misma... Y tu me acercas a ese estado de seguridad que me la proporciona.
    Me estoy ahorrando una pasta en psicólogo solo con leer tus escritos, corazón.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  34. Al principio me costo entender, como que los hijos estaban en el nacimientos del padre, pero finalmente lo entendi y me maraville. Uniste un sentimiento mas, pensaba que era un lugar de paz y ahora me has convencido que tambien de alegria. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Yo no sé....
    Me he quedado preocupado.
    Mira que si es cierto y volvemos a nacer los mismos... y los mismos problemas, falsedades, hipocresías, etc...
    Casi que prefiero que no.
    Que se acaba y para siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. En mi ciudad natal, la de José Joaquín Palma, cuando moría un jamaiquino (o jamaicano) pasaban camino del cementerio bailando y cantando, puedes imaginar que una escena así para los católicos era poco menos que impactante, igual que verlos llorar cuando alguien nacía. Es algo que jamás se me ha olvidado. Y como decía mi abuelo: nadie quiere irse, pero caray, después nadie vuelve!!
    Un abrazo.
    nota.Yo he tenido muchos problemas para publicar en tu blog, y en otros de Argentina.

    ResponderEliminar
  37. Pués si esto es así yo no quiero perderme mi nacimiento.
    Lo dice de una manera que se le pierde el miedo a la muerte, Julio. ¡Que bonito! y que animoso, ¡me encantó!.
    Ni con el truco del portatil de mi hija puedo seguirte cada día, pero en cuanto tengo un ratito te busco por los aires y siento placer cuando encuentro tus leyendas.
    GRACIAS,Julio. Un abrazo, mi señor.

    ResponderEliminar
  38. Flipao me he quedado. Cuanta verdad encierra este texto. Parecería que empezamos a vivir a raiz de que morimos y no les falta razón porque pienso que si existe un infierno es en el que actualmente estamos cualquier cosa que venga detrás será mejor seguro jajaja. Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  39. Tu relato o cuento, como no podía ser menos me parece fantástico, me siento tan pequeñita incluso para comentarlo…nos atrapas en la lectura y no se me hace hora de salir de ella.

    De verdad Julio que nunca he sentido ese nacer allá, desde que tengo uso de razón, en mi primera infancia sí lo hice, porque me tocó llorar cuando las personas más queridas nacieron allá… quizás aquello me fue madurando y creo que nacer allá, es una parte tan normal de nuestra vida, ¿será porque ese nacimiento no lo veo cercano? y sin embargo puede estar aquí mismito.
    No creo en las fiestas de allá, si creo en el amor, el cariño, los abrazos, la humanidad, eso es lo que importa aquí.

    Abrazos mil para ti maestro.

    ResponderEliminar
  40. Un simpático relato partiendo de un sorpresivo comienzo. Ojalá esa forma de 'nacer' exista de verdad, ¿o es el eterno consuelo del hombre ante el dolor de desaparecer?. Bueno, dejémoslo así...
    Un cariñoso abrazo desde 'Poemas del volcán'

    ResponderEliminar
  41. Un cuento muy bueno, bueno, bueno. Me gusta como manejó el lenguaje de la historia. Clarísimo y arrollador.
    ¡Hay algo muy curioso! Una de esas coincidencias que nos encontramos a veces. Pero ya la comprenderá cuando lea la segunda parte de mi relato que estoy por subir.
    De nuevo, muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Que no me gustaría a mí volver a empezar y no morirme. Y volver a nacer de nuevo...
    Y la muerte no es una mujer mala, no. Es algo a lo que irremediablemente estamos todos condenados.
    Y lo mejor es disfrutar de esta vida todo lo que podamos. Carpe Diem!
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  43. Simplementeyo: Es ficción, amiga mía, pero, cuál es la realidad (concepto cultural) y cuál la ficción (asunto cultural). Por supuesto que todos queremos estar aquí mucho tiempo; mi deseo es que tú lo consigas. ¡Cuántos maravillosos escritores nos ha dado Cuba! José Joaquín Palma es uno de ellos. Un gran abrazo.

    ion-laos: Bien dicho, Ion-Laos, "cuando nace la vida, se despierta la muerte (Geranios en Botón. Teatro. 2003. Julio Díaz-Escamilla). Subí Google Chrome, querida, e hice lo que me indicaste, igual seguimos. Un gran abrazo y muchísimas gracias por tanto apoyo y cariño. Abrazos gigantes.

    Gabriela Maiorano: Me encantó tu comentario, el cual agradezco, sólo aclaro que el autor sólo "se deja llevar por lo observado". Un enorme abrazo.

    Diana Profilio: La vanidad de este autor se hincha (sin estadios ni futbol) cuando una escritora de tu talla tiene semejantes "vivas y aplausos". Eres muy generosa. Un gran abrazo.

    Cinarizina: "Guatemala, feliz que tus aras, no profane jamás el verdugo; ni haya esclavos que laman el yugo, ni tiranos que escupan tu faz...". Así comienza el himno de Guatemala, versos salidos de la pluma de este brillante autor. Las gracias te las doy yo a ti, querida poeta, por estar siempre apoyánonos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Leo: Mil gracias, Leonor, por acompañarnos, por tu siempre solidaria palabra y estimular la creación literaria. Un abrazo.

    Juan Ojeda: Esta hermandad de escritores, amigo mío, esta asociación de "escribidores literarios", que vemos las ideas, abstractos e imaginanciones para volcarlas en productos de lectura, alguna vez ha de proponernos la coincidencia "metafísica o filosófica"; estoy seguro que "estamos los que debemos estar", somos los que somos, en Hablapalabra no está alguien que no deba estar; sencillo, la vida obra misteriosos fenómenos para agrupar a los "hermanos literarios". Y sí, querido Juan, hoy tenemos un ensayo general ¡con vestuario! Confío en que las medidas hayan sido tomadas a cabalidad y no nos atrasemos más. También estoy seguro que todo saldrá de perlas. Un enorme abrazo, hermano.

    Leticia: Gracias por tu concepto, querida poeta. Y tienes razón, pero mis problemas con el ordenador y ¡tiempo! no me permitieron ampliar la información debida, me disculpo por ello. Es como cuando te entrevistan, y luego la ves publicada (diario, revista) y te dices "¿Y para eso me hizo tantas preguntas este tipo?". Ya habrá tiempo de subsanar mi errorcillo. ¡Sí, tendremos un Estreno de gloria, estoy seguro! Gracias por el apoyo. Abrazos mil.

    Migue: Mil gracias, escritor amigo, ya te he respodido en Aclaración Urgente que, la obra la he escrito yo y que el asterisco era para explicar de quién es el verso; era para evitar que el protagonista (narrador) sometiera al lector con "exquisita información" que no tenía por qué saberla, es decir, sí saber lo que decía su abuelo pero no necesariamente el autor de aquello. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Julio, hola, te comento que te dedico un cuento breve en mi blog. No es la entrada actual, está un poco más abajo.Con cariño amigo.
    Un beso y suerte con tanto lío con el ordenador, de verdad que parece que tienen vida.
    ¡Hacen lo que les da la gana!

    ResponderEliminar
  46. Marinel: Y a mí me ha encantado tus percepciones y comentario, ciertamente, la idea macabra de la muerte ha sido todo un producto (las más de las veces religioso) cultural que nada tiene que ver con "el fenómeno natural" que significa. ¡Y encima la pintan femenina! Mujer con guadaña. ¡Ciertamente lograron su cometido! Que dejáramos de ver la muerte con naturalidad. Un abrazo.

    Daniel Eduardo Gómez: Gracias por el refrán, amigo mío, así no me siento tan solo en esto de los problemillas con la Web. Y sí, Daniel, es mío -o de uno de mis autores que me acompañan interiormente- Un gran abrazo.

    Ene: Hermosa coincidencia, querida escritora, linda coincidencia. ¡Ay, de las abuelas, tan maravillosas en nuestra vida! Un abrazo.

    ion-laos: Mi apreciada amiga, Mozilla me resultó en lugar de zorra una tortuga, así que me decidí por Google Chrome que va mejor, pero no solucionado el problema. Mil gracias por tanto. Un abrazo.

    Jota: En las obras literarias ¡jamás se puso un punto final! Seguimos, amiga mía, aunque no intencionalmente, retomando los temas de la vida, quizá anteriormente tratados. Mil gracias por acompañarnos, es fabuloso, y por compartirnos tu maravillosa evocación. Un abrazo.

    Chelo: Tu ausencia fue por una causa hermosa, el encuentro con un gran escritor, del que ya hablaremos. He leído tu crónica y me ha parecido fenomenal que se estrechen los vínculos. Gracias mil por leernos. Un abrazo.

    Nerim: Y lo dicho, a mí me ha encantado tu comentario, por lo solidario, por lo enternecidamente informativo y porque estás con nosotros ¡eso no tiene precio! Mil gracias. Un abrazo.

    Towanda: Muchísimos abrazos para ti también, amiga mía, ya andaré por sus espacios leyéndoles, estoy seguro que saldré de esta maraña de problemas con mi ordenador. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Julio no puedo publicar un comentario en tu blog...estoy probando a ver...

    ResponderEliminar
  48. ¡¡¡¡SIIIII!!!!

    ¡Por fín..!

    llevo no sé cuantos comentarios y nada..

    Quería decirte que tu entrada de hoy me deja un muy buen sabor de boca,...que es una alegría nacer en ese otro lado que has moldeado con tu pluma,...lleno de ternura,de amor,..de buenos sentimientos,...¡y de rísas!

    ¡Qué bonito sería..!


    Te felicito por tu relato de hoy...¡y no me vayas a líar en la contestación...! que el otro día no te entendí tu comentario y quedé un poco preoupada...jaja

    De teseo suena bemana...jiji..y te envío un beso al derecho

    ResponderEliminar
  49. maria cristina: Sí, querida María Cristina, la literatura nos permite dar unos pincelazos correctivos a aquellos conceptos tenebrosos y decepcionantes, nos da la oportunidad de imaginar otros estadios de la vida. Gracias por acompañarnos. Un abrazo.

    PiliMªPILAR: ¡Que tu estadía en Zaragoza esté llena de alegría! Lo mereces después de tanta fatiga. Enorme abrazo agradecido por acompañarnos.

    Bosón de Higgs: Qué importante que cronistas como tú, fotógrafos escriturales de una época nos acompañen en Hablapalabra. Mil gracias por tus conceptos y apoyo. Un abrazo.

    Ío: Si del "otro lado" aquella vida fuera fiesta: "...mirarnos, hablarnos, abrazarnos, reírnos,". El concepto de muerte cambiaria mucho, porque pensar en Demonios, lenguas de fuego, tormento eterno, etcétera, sí que es punible, "pecaminoso" y brutal. Un abrazo.

    Belkis: Gracias mil, poeta amiga, por venir a Hablapalabra y ofrecernos tu palabra solidaria, y, por supuesto, tus conceptos. Un abrazo.

    Doris Dolly: Sí, no sabes lo loco que me tiene el asunto de no poder estar en los blogs, de no poder comentar, de que mi ordenador se tilde, es eso ¡una locura! Gracias por venir, un abrazo.

    Ana Muela Sopeña: Así es poeta, tú que ejercitas la visión de otros mundos, otros universos, otros estadios del Ser, das otra dimensión al cuento. Mil gracias por prestarnos tu valiosa palabra en un comentario para Hablapalabra. Un abrazo.

    MEN: Todo está bien, quien lee, es dueño, muy dueño de lo que lee, eso lo tengo bien claro, ésta es sólo una propuesta literaria, nada más. Un gran abrazo.

    clochard: Muy interesante lo que nos regalas, Javier, y profundo. El asunto es que todos (o casi todos) pensamos en la inmediatez de las cosas y o en ese "de dónde viene esto?". Por ejemplo, las palabras, creemos que brotan de la boca, unos; otros que las construye el cerebro y luego pasan a la voluntad y después a la boca. Pero ¡no! Hay un mucho ¡ANTES! Hay un mucho antes -materia preverbal- que va embrionando la palabra que, al final, apenas dice lo que el abstracto o la idea representaba. Mil gracias por estar. Mi obra a estrenar es "Trilogía de Emperadores", es el 22 de Octubre, aquí en Salta, Argentina. Sobre lo técnico, ahí vamos, amigo mío, ahí vamos a trabas y rempujones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Prudencio Hernández: Así es, querido amigo, un día el velo irá cayendo de aquellos conceptos que sólo han esclavizado y tiranizado el conocimiento. Lindo Creer, Tener Fe, seguir postulados y Humanizar los mensajes, de Cristo o Buda,por ejemplo, pero de ello a atornillar falsedades, hay una enorme diferencia. Un abrazo hasta el otro lado del Plata.

    algamarina: Siempre andaremos por ahí, y sin que suene a "dando y dando", toda vez nos acompañes, el asunto es que no tengo tiempo ni agenda para visitar metódicamente a nadie, pero sí voy directamente cuando alguien me deja una pista, entonces voy inmediatamente a visitar, leer y comentar. Un abrazo.

    Migue: Temí que mis hermanos cubanos me acusaran de endilgar una obra menor al maestro Palma. Eso fue todo. Mil gracias por venir.

    ion-laos: Sí, mi querida Ion-Laos, he hecho eso infinidad de veces, y nada, también he repasado el antivirus. Ya veremos, aparecerá un técnico marciano y me resolverá este asunto ¡ah! Quizá me ha faltado decir que mi ordenador, digo ¡mi maravilloso ordenador no es terrícola! ¡Es un lunático torturando a un mortal terrestre! Un abrazo.

    merche marín: Celebro el golpe esperanzador que el cuento pueda producir; esa Fe -como tú la llamas- en algo mejor que la que nos pintan los interesados en que vayamos a dejarles "vía limosna" nuestros bienes, tiempo y voluntades. Gracias, poeta. Un abrazo.

    Lapislazuli: La literatura nos permite, lo he dicho, alcanzar otros conceptos y anteponerlos a los que culturalmente nos han metido en la cabeza y voluntad. Un abrazo.

    TORO SALVAJE: "El cliente siempre tiene la razón", proclama el decálogo del buen vendedor. Sea, mi querido amigo, totalmente de acuerdo con usted, pero, aunque no quiera llevarse hoy la mercadería, ha de saber que ¡se la enviaremos a su casa! Cuando mejoren las condiciones metereológicas. Un abrazo.

    Eduardo: Gracias por venir, poeta, y referirnos esa alegría conque se celebra la muerte, porque en otras culturas -mayoritarias- TODOS QUIEREN IR AL CIELO PERO NADIE QUIERE MORIRSE. Sí, tenemos muchos problemas con los blogs amigos y el propio. Un abrazo.

    impresiones de una tortuga: Mil gracias amiga mía, ya ves, yo también tengo muchos problemas para visitarles, pero voy de a poquito poniéndome al día. Un fuerte abrazo y otra vez gracias (todo sin coma, caray!).

    ResponderEliminar
  51. Que bien saber que puedo nacer en un sitio tan especial y reencotrarme con las personas a las que quiero.
    BIQUIÑOS.

    ResponderEliminar
  52. Hola Julio!!

    Siento mucho que tengas tantos problemas con Blooger,espero que lo puedas solucionar,pero es algo global,porque aquí también hay blogs con problemas para comentar.

    Es muy tierno este relato desde el punto de vista de un niño,parece que nacer allí tiene que ser genial,yo espero que así sea...estoy segura que allí nos esperan con sonrisas,abrazos y mucho amor,aunque para ello,antes tengamos que morir aquí,dejando a nuestros seres atrás,esa es la verdadera pena,no disfrutar de ellos hasta que marchen también.

    Me gustó,sabes??
    Un fuerte abrazo,amigo mío!!!
    Que siga la buena suerte con el ensayo general,cruzo los dedos!!!

    ResponderEliminar
  53. Julio, qué tal. "Del Otro Lado" es una esperanza.

    Muy bueno, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  54. Ay, Julio querido.Primero me ha costado leer el relato. No tengo todas las luces encendidas hoy. Luego,que tú eres, que no,que sí el autor.Hoy me perdí!!!
    Un abrazo, pero igual entendí .(Y también sé porqué no me has visitado).
    ME ENTENDISTE???ja,ja,ja...

    ResponderEliminar
  55. Qué fatiga me da Julio que no puedas resolver el problema. Descargate el Mozilla, o el CCleaner que borra el rastro de las cookies y muchas cosas más. A ver qué te dice Natalia, no se me ocurren más soluciones.

    En el último momento salen las cosas bien, se organiza el Universo de tal manera que siempre ocurre, asi que deja los nervios en el perchero!

    Buen comienzo de semana, besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  56. Eres un genio!!!!de todas formas...aunqueeee lo pintes precioso....como que va a ser mejor nacer aqui y estar aquí el mayor tiempo posible!!!!Me partía de la risa con tu aclaración que la liaste más!!!jajjajajajja."!La otra vida".Muyyyyyy bueno toreroooooooo !!!!!!!eres únicoooo!!Mil besos

    ResponderEliminar
  57. Buenas noches Julio: Sigo intentando enviarte unas letras. Ignoro la de veces que lo he hecho, siempre me desaparecen los comentarios.
    Creo que tengo solucionado el problema, veré si tengo suerte y llega a su destino.
    Quería decirte, que siempre he temido a la muerte. Hoy, seguramente debido a la experiencia que van dejando los años, estoy convencida de que, cuando llegue, nos fundiremos en un fuerte abrazo.
    Ojalá tu boca y tus palabras fueran inspiradas por un ángel, me iría feliz a ese mundo donde las personas a las que tanto he amado,me esperan y celebran una gran fiesta por mi llegada. ¡BELLÍSIMA ILUSIÓN!
    Abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  58. ¡Bravo! Estoy de enhorabuena.
    Más abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  59. me ha gustado mucho esta forma de abordar la muerte, de considerarlo como un nacimiento en otro mundo. Espero que cuando nos muramos encontremos algo mas chulo al otro lado, algo menos complicado que esta vida terrenal....
    Me estoy leyendo yo un libro que se titula "Maldito Karma" de David Safier, y ahí cuando alguien muere, se reencarna en lo que sea...y así sucesivamente...por lo que están naciendo constantemente; Hay religiones y culturas que lo contemplan, así que porque no??? Espero veros allí y que lo pasemos bien.

    P.D.Julio, perdona que me meta, pero veo que estás teniendo determinados problemas, si quieres cuéntame..."controlo" un poquito del tema y si puedo ayudarte estoy a tu disposición. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  60. Karras: Interesante tu reflexión, amigo mío; seguramente esa invención del infierno se produce aquí; no hay para más. Ahora te contaré algo. Un día apareció un gato en mi jardín ¡más huraño que este autor! Lo llamaba y corría, le ponía comida y él observaba a veinte metros, cuando yo desaparecía y, tras una ventana, lo veía comer, poco a poco fue acercándose más ¡pero nunca para el contacto! Para no cansarte, en un rincón, donde hay una construcción abandonada, se haría allí un “Asador o parrilla” que nunca se terminó ¡sorpresa! Allí dormía “el gato”, pero con otros dos gatitos recién nacido, ergo, no era gato, ¡es una gata! Ya le tomaré fotos, y los dos gatitos –no lo sabe la madre− se llaman Karrasuno y Karrasdos. ¡Mi homenaje a un hombre que ama a los animales y la naturaleza en general! Por problemas −técnicos que ya conoces improviso esta noticia− actuales no ahondo en el tema, pero has de saber que tienes “dos hijitos” por aquí. Abrazos grandes.

    Lore : Sé, querida escritora, que ninguno queremos dar ese paso “al más allá”, date cuenta cuánta información negativa nos han procurado en función de “arrepentimientos, limosnas, donaciones, etcétera”; como dije antes: Todos quieren ir al cielo, pero nadie morirse. En fin. Pensándolo como “El otro lado”, todo se vuelve más amable. Gracias por tu visita. Un abrazo.

    Luis Nieto del Valle: Ya estaremos en “Poemas del Volcán”, amigo mío, y acompañaremos tu producción literaria, eso es seguro. Gracias por venir, aunque lo más importante es que te quedaras con todas estas maravillosas personas que substancian y dan vida a Hablapalabra. Un fuerte abrazo de bienvenida.

    Emanuel Carrizo: ¡Todo es experimentación, amigo mío! Y por supuesto que una frase: “Cuando nació mi papá” que a todas luces rompe la logicidad provee cuentos como este. Estaré pendiente de SOL DE JUNIO para leer la segunda parte. Un gran abrazo.

    La Zarzamora: Eso me parece lo más sano y juicioso, que el futuro llegue, que el pasado quede allá atrás ¡hoy, es lo que importa! Mil gracias por venir. Un gran abrazo.

    Leticia: Agradezco la dedicatoria, amiga mía; ciertamente eso es más preciado que cualquiera de esos Premios que circulan en la red, se agradecen sí, pero cuando ponemos nuestro talento y oficio para decir a nuestros compañeros ¡oye, esto es para ti! Que el corazón salta de dicha. Mil gracias. No he podido entrar, pero ya lo haré. Un abrazo.

    Maribel Cano: No trataré de “aclarar más nada”, simplemente te digo que la Red está insoportable, pero es lo que tenemos y hemos de apreciarla, y sobre El otro lado, prefiero esta visión más armónica con el ser humano que aquella con olor a azufre y un calor insoportable ¡no me gusta el calor! Mé suy aliz femiga muestra, nucho. Abrazos.

    Alondra: Puede ser, todo cabe en lo posible y en la Literatura. Un abrazo gigante.

    Estrella: Así parece, amiga mía, que es un asunto global, parece que la ingeniería informática de Google hace ajustes o desajustes, no me queda claro. Es lindo saber que nos encontraremos con alegrías, abrazos, largas charlas y amor, con quienes se nos han adelantado ¡toda vez! Toda vez no aparezca por allá algún acreedor o una suegra mal encarada. Todo va bien con la obra, querida, todo de maravillas.

    El Escritor: ¡Qué bueno que aparece nuestro El Escritor! Eso augura que pronto estaremos en tu espacio y sabremos qué ha hecho Uno de barba ¡y las ratas! Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  61. Elsa: ¡Caray, amiga! Como dicen nuestros hermanos mexicanos, qué sopresa volver a tenerte con nosotros. No te preocupes aquí estará el cuento para leerlo en otro momento, sé por lo que pasas, porque eso "nunca pasa". Un gran abrazo hasta tu Aula.

    ion-laos: Los dejo en el perchero, amiga mía, y me siento honrado y contento al saber que no estoy solo en "mi ignorancia tecnológica". Estamos trabajando en ello. Otro agradecido abrazo.

    midala: Es que ando con unos nervios increíbles con esto del ordenador, de la Internet, no poder comentarlos, no poder acompañarlos me enerva. En fin, como dice Ion-Laos, en un momento el universo se organiza y encuentro mi “torero” y todo está fantástico. Un abrazo grande.

    Kasioles: Recuerda que antes de ser escritor ¡soy humano! Tu comentario, amiga mía, ha empañado mis ojos, porque has de saber que aquí se te quiere mucho, y si eso te causa bienestar, paz y alegría ¡nosotros lo deseamos también! ¡Así será! Cuando el tránsito llegue, allá estarán todos tus seres amados, amigos, familiares ¡todos! Esperándote para darte felicidad. Un gran abrazo. ¡Y sí, ha llegado tu comentario! NI YO PUEDO COMENTAR EN MI BLOG ¿qué te parece? Sé que cuesta mucho. ¡Hoy lo hemos logrado juntos! Otro abrazo.

    METAMORFOSIS: La pasaremos bien y recordaremos todas nuestras producciones literarias, recordaremos anécdotas y compartiremos otras creaciones. Te anticipo que cuando nazca un “anónimo” no haremos fiesta ¡igual, ¿por qué no? Lo abrazaremos! Sí, querida, como tengo terror de que se tilde la máquina o no entre el comentario. Te explicaré en otra instancia, y muchas gracias. Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  62. Ay Julio...
    Primero mis disculpas por tardar tanto en entrar... ultimamente el tiempo me atrapa, se me escapa de los dedos, el trabajo me tiene amargada...
    Soy incondicional de tu arte, así que manos a la obra...
    Me resulta fascinante esta entrada por varios motivos, el tratamiento a la muerte... como algo bello, hermoso, como un nacimiento a una vida plena, sin dolor ni ansias...
    Una vida que ya nos gustaria tener en esta mas terrenal...
    Luego el modo de contarlo, desde la mirada de esos niños... inocente, tierna... alegres a pesar de todo...
    Y ese accidente y el tono amargo con que la gente se preocupa a veces mas de lo material que de lo que realmente importa...

    Eres un mago de la literatura, haces con las letras lo que te da la gana...y así en un solo post completas un círculo que tiene todos los ingredientes para una sonrisa, una lágrima y una verdad.

    Perfecto Julio, no puedo decir mas.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar

Ahora te toca hablapalabrar